domingo, 14 de enero de 2018

Entrevista a dos miembros del ex Comité Proletario Internacionalista, sobre el naxalismo

1. El naxalismo en la India ¿Insurgencia o revolución?

El concepto adecuado para definir la lucha armada que se desarrolla en la India es el de GUERRA POPULAR. Es quizás la más grande aportación de la revolución china a la teoría militar de la revolución proletaria.
Guerra Popular es guerra prolongada, con un partido (marxista-leninista-maoísta) que dirige a un frente y al ejército popular. Mientras se destruye el poder burgués/imperialista se construye el nuevo poder popular.
Los maoístas plantean que la Guerra Popular es el método factible en esta época de capitalismo agonizante para alcanzar la toma del Poder por el proletariado y llegar al socialismo. Así sucedió en China hasta la proclamación de la República Popular en 1949. 


Añaden que si bien en la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, la toma inicial del Poder se efectuó mediante una Insurrección Armada en un plazo breve de tiempo, también es verdad que dicho poder proletario no se consolidó totalmente hasta bastantes años después de guerra civil y contra la intervención de las potencias imperialistas.
La palabra insurgencia (y contrainsurgencia) es más propia del lenguaje capitalista e imperialista. Y revolución es un concepto más amplio (e incluso en parte desvirtuado por la propaganda capitalista e imperialista) que significa cambio social más o menos violento, sin aclarar cómo se efectúa.


2. ¿Qué crees que han aportado estos 50 años de naxalismo en India?
Dejemos que sea el propio Partido Comunista de la Índia (Maoísta) el que responda de forma conjunta a estas dos preguntas en la INTRODUCCIÓN a uno de los principales documentos (“¡ENARBOLAR BIEN ALTO LA BANDERA ROJA DEL MARXISMO – LENINISMO - MAOÍSMO!”), redactados a raíz de su fundación en septiembre de 2004:

Durante la tumultuosa década de los 60 que sacudió al mundo entero, los auténticos revolucionarios comunistas indios, inspirados en el Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung, dieron también comienzo a su lucha contra las arraigadas posiciones revisionistas. El Gran Debate, iniciado y mantenido por el Partido Comunista Chino (PCCh) dirigido por aquel entonces por Mao Tse-Tung contra el revisionismo moderno en el seno del Movimiento Comunista Internacional, señaló claramente este nuevo comienzo del Movimiento Comunista en la India.

En este contexto, muchas fuerzas revolucionarias comunistas, auténticas e inquebrantables, junto con gran número de destacados dirigentes de primera fila, como los camaradas Charu Mazumdar y KC, empezaron a descollar en la lucha contra el revisionismo. Esta lucha quedó reflejada en el VII Congreso del Partido Comunista de la India (Marxista) [PCI (M)] celebrado en 1964 en forma de dos vías diametralmente opuestas: la vía del parlamentarismo y la vía de la guerra popular prolongada.


Posteriormente, la sacudida mundial que significaron los acontecimientos de la Gran Revolución Cultural Proletaria (GRCP) recargó aún más la atmósfera política india. El toque de corneta del gran movimiento de Naxalbari, dirigido por el camarada Charu Majumdar, resultó ser un “Trueno de Primavera sobre la India”, como gráficamente lo describió el PCCh. Desenmascaró en gran medida la torva faz de la dirección revisionista del Partido Comunista de la India (PCI) y del Partido Comunista de la India (Marxista). Poderosas consignas como “El Camino de China es Nuestro Camino” y “El Pensamiento Mao Tse-Tung es Nuestro Pensamiento” se extendieron por los cuatro costados de la India e incluso por otras zonas del Subcontinente. De esta manera, Naxalbari marcó una ruptura cualitativa con el viejo revisionismo del movimiento comunista indio y estableció firmemente en la India la verdad universal del Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung. Desde entonces en adelante, el Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung se convirtió en una línea divisoria entre revisionistas y auténticos revolucionarios en la India. Así, “El Camino de Naxalbari es el único camino” se convirtió en una consigna clamorosa e imperecedera. Este movimiento inspiró y atrajo, además, a una generación completamente nueva de fuerzas comunistas revolucionarias surgida de entre las masas de trabajadores, campesinos, estudiantes, jóvenes, mujeres e intelectuales próximos a la ideología del Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung.

Los tumultuosos acontecimientos de los años 60, iniciados con el Gran Debate y culminados con la GRCP, trajeron una nueva polarización de las fuerzas Marxistas-Leninistas de todo el mundo. Comenzaron a surgir nuevos partidos Marxistas-Leninistas que asumían el Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung como guía ideológica.

Aunque más tarde el movimiento revolucionario sufrió un revés momentáneo, la brillante bandera roja del Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung y las llamas de Naxalbari siguen resplandeciendo en distintas partes del país. De hecho, las semillas del Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung están sembradas muy hondo en la tierra india.

La historia de la aparición y desarrollo de nuestros dos Partidos está inseparablemente ligada a este periodo borrascoso. Durante los últimos 30 años de historia –incluso podríamos remontarnos más atrás- no sólo seguimos defendiendo la brillante bandera roja del Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung: también seguimos aplicándolo en nuestra práctica revolucionaria a las condiciones concretas de la India. En el curso de esta práctica, hemos forjado y desarrollado una línea revolucionaria por medio del análisis y síntesis de las experiencias positivas y negativas de nuestros movimientos sobre la base, qué duda cabe, del Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung. En este sentido, hemos logrado muchos éxitos notables en el desarrollo de la guerra popular prolongada gracias al despliegue de la lucha guerrillera revolucionaria en las zonas rurales, basada en la movilización de las masas campesinas, especialmente de los campesinos pobres y sin tierra. Hemos desarrollado esta lucha haciendo frente a una continua e intensa represión y a las muchas campañas desatadas por las clases dominantes reaccionarias. Hemos logrado desarrollar varias zonas guerrilleras y un ejército guerrillero –el Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP)- con el propósito de establecer un auténtico Ejército Popular de Liberación (EPL) y Zonas de Base en las vastas áreas rurales de Andhra, Jharkhand, Bihar, Dandakaranya, así como en las zonas limítrofes de estos estados. Esta guerra popular prolongada dirigida por nuestros dos Partidos tiene por objeto completar la Revolución de Nueva Democracia por medio de la estrategia de cercar las ciudades desde el campo. El contenido de esta revolución es la revolución agraria.


En el curso de esta guerra popular prolongada y de la lucha contra las diversas tendencias oportunistas de "Izquierda" y Derecha que surgieron tanto desde dentro como desde fuera del revisionismo del PCI y del PCI (Marxista), hemos aprendido que cualquier intento de minimizar la importancia del Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung y su aplicación concreta a las condiciones concretas resultará totalmente desastroso. Todas estas tendencias pretendían socavar la concepción maoísta de que en todos los países atrasados, dominados por el imperialismo y el feudalismo, las condiciones objetivas para iniciar y desarrollar la guerra popular prolongada están ya maduras desde el comienzo mismo. A la luz misma de nuestra amarga experiencia de los últimos 30 años, ganada a costa del derramamiento de mucha sangre, junto con las experiencias del Movimiento Comunista Internacional, nuestra comprensión sobre nuestra ideología se ha hecho aún más profunda.

En este contexto general, los revisionistas modernos y los que se pretenden seguidores del Pensamiento de Mao se han dedicado a socavar el significado y aplicación universales de las contribuciones de Mao, negándose a aceptarlo como una etapa superior del Marxismo-Leninismo tal como nuestro Partido unificado pone de manifiesto en este documento. Dado que el eje del presente documento es el Maoísmo, los principios básicos del Marxismo y el Leninismo se tratan en él brevemente, a modo de introducción a los fundamentos marxistas-leninistas. El camarada Mao Tse-Tung no sólo se basó firmemente en esos fundamentos sino que también los defendió y desarrolló hasta alcanzar una tercera y nueva etapa cualitativamente superior. Por lo tanto, el Marxismo-Leninismo-Maoísmo (MLM) es la continuidad del pensamiento de nuestros grandes maestros marxistas y es también un todo integrado. Aunque a nuestro entender no hay diferencia alguna entre el Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao Tse-Tung y el MLM –no  hay Muralla china que pueda separarlos-, hemos adoptado el Marxismo-Leninismo-Maoísmo como tercera y nueva etapa cualitativamente superior por ser más riguroso en términos científicos.

Debería tenerse en cuenta que el presente documento es un bosquejo de los principios rectores del MLM. Teniéndolo presente, hemos de referirnos a las obras clásicas de Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao Tse-Tung y aplicarlas creativamente a la práctica concreta de la revolución india para resolver los múltiples problemas a que debemos enfrentarnos.

Como dijo el camarada Lenin: “Sólo un partido dirigido por una teoría de vanguardia puede cumplir la misión de combatiente de vanguardia”. Y esta teoría de vanguardia es la teoría del Marxismo-Leninismo-Maoísmo. Por lo tanto, nuestro Partido declara con toda firmeza a los obreros, campesinos y a todo el pueblo trabajador y oprimido de nuestro país (así como al proletariado internacional y a las masas oprimidas del mundo) que nuestra guía ideológica es el Marxismo-Leninismo-Maoísmo.”

3. ¿Que era el Comité Proletario Internacionalista (CPI)?

En 2011 se hizo un llamamiento internacional de apoyo a la guerra popular de la India. De este llamamiento debían surgir Comités de Apoyo a la guerra popular prolongada de la India. Así lo manifestó el Comité de Lucha Popular “MANOLO BELLO”.
Sin embargo había un muy grave problema: la traición a la guerra popular de Nepal, ocurrida poco tiempo antes. Todas las organizaciones interesadas en apoyar la guerra popular de la India en el Estado consideraban necesario condenar dicha traición, cosa que no hacia el Comité de Lucha Popular “Manolo Bello” (y era el único en todo el Estado con esta postura)
En estas circunstancias, el Comité Proletario Internacionalista (CPI) se constituyó como una organización independiente dentro del Estado Español, para apoyar a la guerra popular de la India. Estaba formado por organizaciones y personas (la mayoría no eran maoístas) que valoraban muy especialmente este movimiento revolucionario.
Veamos también un documento original: la carta que el CPI dirigió al PCI (Maoísta) en diciembre de 2011:
CARTA ABIERTA DEL CPI (Comité Proletario Internacionalista) AL PCI(Maoísta) (Partido Comunista de la India (Maoísta)



Desde el Estado Español, el CPI manda un saludo fraternal al PCI(Maoísta) y a la revolución India en curso.
La constitución del CPI en el Estado Español, nace de la iniciativa proletaria e internacionalista, consistente en prestar apoyo internacional a la revolución que hoy día se lleva a cabo en la India, en particular, y en ocuparse, en general, de la solidaridad internacional desde el Estado Español para con los revolucionarios del mundo.
Para el CPI, los acontecimientos y la lucha desarrollada en la India por el PCI(Maoísta), actualmente constituyen una de las puntas de lanza de la RPM (revolución proletaria mundial). La revolución India, que se forja en medio de una Guerra Popular, va superando todas las dificultades que le va imponiendo el estado indio y los imperialistas, avanzando victoriosamente.

Tras la traición del PCUN-M, el Movimiento Comunista Internacional, está muy atento al desarrollo de los acontecimientos en la India, ya que en la práctica es de suma importancia el hecho de su determinación a llevar la Guerra Popular en la India hacia su objetivo revolucionario, y tomar el poder para destruir el viejo estado. Para el MCI, el triunfo de la Guerra Popular en la India supondría mucho mas, que una revolución circunscrita sobre un estado, supondría el triunfo de la línea revolucionaria ante las tesis reformistas y conciliadoras auspiciadas por ejemplo por el PCUN-M o el PCR-USA en el marco mundial.
Los hechos que se dan hoy día en la India, representan en lo que concierne a la política comunista internacional, el hecho practico sobre el que se sustentan los revolucionarios contrarios al revisionismo. La Guerra Popular con vistas a la conquista del viejo estado burgués y a la creación del nuevo estado obrero, es incompatible con las ilusiones de “socialismo parlamentario bajo el estado burgués”, que promulgan los conciliadores de clase.
Hoy día, la revolución en la India, mantiene una gran expectación ante los ojos de los comunistas, por un lado, y por otro, a los ojos de proletarios y campesinos sin tierra o pobres del mundo; porque la Guerra Popular en la India hace temblar a reaccionarios y revisionistas en todo el mundo. La Guerra Popular en la India, es el foco, de otras nuevas guerras populares en el mundo.

El CPI por su parte, hará lo que esté en sus manos, para ayudar desde el marco de la solidaridad internacionalista, al triunfo final de la revolución en la India. Mostramos nuestro apoyo a la revolución India, como gran gesta de los obreros, campesinos y demás oprimidos del país, en su lucha contra el imperialismo. También mostramos nuestro apoyo al PCI(Maoísta), como partido dirigente de esta revolución, que con gran determinación, se mantiene firme ante los intentos del enemigo de acabar con ellos.
También aprovechamos esta carta, para mostrar un profundo respeto por el camarada Kishenji y condenar con todo nuestro odio la violencia al servicio del capital de sus asesinos. Queremos mostrar nuestra más enérgica repulsa ante lo acontecido.
Solo nos queda desear los mayores éxitos para los camaradas indios.
Un saludo revolucionario.

¡VIVA LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA!
¡HONOR Y GLORIA A LOS COMBATIENTES REVOLUCIONARIOS INDIOS!
¡HONOR Y GLORIA AL CAMARADA KISHENJI!
¡VIVA LA REVOLUCION INDIA, QUE SE DESARROLLA COMO PARTE DE LA REVOLUCION 
PROLETARIA MUNDIAL!
¡SALVO EL PODER TODO ES ILUSION!
¡VIVA EL COMUNISMO, ABAJO EL REVISIONISMO!
¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

DICIEMBRE DE 2011.
CPI

Desgraciadamente, el CPI duró poco tiempo y se rompió en mil pedazos, rompiéndose así la labor de apoyo a la guerra popular de la India, apenas desarrollada posteriormente (y con muchas diferencias y problemas) por apenas unos pocos blogs.


4. ¿Desde el movimiento comunista español hay un apoyo a esta guerrilla y a su lucha?

Sólo desde una perspectiva revolucionaria se puede apoyar un movimiento como el que se desarrolla en la India. Sólo la podían y pueden hacer organizaciones con esta perspectiva (sean o no maoístas). El revisionismo no quiere ni oír hablar de revolución. Y hay muchos que se dicen comunistas o revolucionarios (y también algunos que se dicen maoístas) que como dijo Mao Zedong: “Hablan de comunismo y practican el revisionismo.” Y el revisionismo, en la práctica, apoya al imperialismo.
Desgraciadamente la guerra popular de la India es muy desconocida por los explotados y oprimidos del Estado Español. Cabe retomar esta labor de explicación y de apoyo a las guerras populares y movimientos revolucionarios en desarrollo o que vayan a iniciarse, como parte esencial del inicio de algo parecido aquí.


5. ¿Cómo te interesaste por esta lucha de la guerrilla naxalita y su partido?

Muchos conocemos o tenemos noticias de movimientos revolucionarios en diferentes lugares del mundo. Ocasionalmente, hemos apoyado alguno de ellos. Pero la constitución del PCI (Maoísta) y su fuerza nos obligaron a más. Hay que recordar la importancia del subcontinente indio y la existencia de otras guerras populares y movimientos revolucionarios en la zona (Nepal, por ejemplo fue importante hasta la traición de sus líderes).


6. ¿El termino naxalita puede aglutinar a otras ramas comunistas a parte de los maoístas?

Originalmente, en el “Trueno de la Primavera” de Naxalbari hubo, sin lugar a dudas, muchos revolucionarios no influidos por el “pensamiento mao-tsetung”. En todo el mundo hay movimientos revolucionarios no dirigidos por maoístas. En los grupos de apoyo a las guerras populares y luchas revolucionarias hay maoístas y no maoístas. En la propia India hay grupos que se autodenominan maoístas fuera del PCI (Maoísta), y otros que no lo son y que reivindican Naxalbari 1967. Pero también hay que señalar que el PCI (Maoista) ha sabido aglutinar la mayor parte de la herencia naxalita.


7. En la India a los naxalitas se les ha acusado de crear muchas escisiones ¿El PCI(Maoísta) lucha por la reunificación de los grupos maoístas y otros grupos armados para dirigirlos en pos del bien colectivo?

El maoísmo se autodefine como la tercera fase de la ideología revolucionaria del proletariado. En realidad se llama marxismo-leninismo-maoísmo. En el documento citado anteriormente (“¡ENARBOLAR BIEN ALTO LA BANDERA ROJA DEL MARXISMO – LENINISMO - MAOÍSMO!”) el Comité Central del PCI(Maoísta) dedica prácticamente todo el documento (¡cerca de 30 páginas!) a explicar este tema.
El marxismo sería la primera fase, centrada en la actividad de Marx y Engels, el manifiesto, la Comuna de París,… La segunda fase la constituyen las aportaciones de la revolución rusa de 1917, sintetizadas principalmente por Lenin y mejoradas durante el desarrollo de la URSS por I.Stalin. Finalmente, la tercera fase serian las aportaciones de Mao Tse-Tung y la revolución china (y no menos importantes las de la Gran Revolución Cultural Proletaria). El marxismo es muy aceptado a nivel internacional, el leninismo también, aunque menos, pero las aportaciones de la Revolución China y la GRCP lo son en menor medida.
A casi nadie se le ocurriría acusar de sectario a Lenin, a pesar de la virulencia de sus ataques, por ejemplo a la traición de la socialdemocracia europea al apoyar a sus burguesías imperialistas en el sangriento enfrentamiento de obreros contra obreros de la I Guerra Mundial. Si Lenin no hubiera roto totalmente con los socialdemócratas, no los hubiera atacado como lo que fueron: unos traidores a su clase y a las masas, contrarrevolucionarios y sostén del imperialismo; la revolución rusa no se hubiera dado.


bandera de la guerrilla del PCI(maoista)

La fina línea de mantener los principios necesarios para avanzar en la revolución proletaria, socialista o social, pero sin aislarse de las masas revolucionarias es muy difícil de lograr. El maoísmo, como tercera, nueva y más avanzada teoría de la ideología proletaria debe pasar a comandar la nueva ola de la revolución proletaria mundial, ola de la que forma parte avanzada la guerra popular de la India.
Pero, además el maoísmo pone énfasis en lo que llama “lucha de dos líneas”, en la eterna i omnipresente “lucha de dos líneas”. Este es un desarrollo de la segunda ley de la dialéctica y establece que los avances revolucionarios (y en todos los aspectos de la vida, incluidos los personales) se producen en medio y gracias a una constante lucha entre la línea roja revolucionaria y la contrarrevolucionaria. A esto, algunos lo llaman “escisionismo”.


8. ¿Los naxalitas son un grupo "sectario/maoísta"?

Evidentemente no. La palabra “naxalita” es ambigua y se refiere a la lucha armada de Naxalbari de 1967 y a sus sucesores. Lo que sí es verdad, es que los que dirigieron aquella lucha y han continuado su legado fueron y son principalmente los entonces llamados “pensamiento mao tse-tung”, ahora maoístas.


9. ¿Que papel crees que cumplen las ONG’s en la India?

ONG’s hay muchas y muy diferentes en objetivos, capacidad, medios, etc.
Las más grandes, principalmente en medios, no deberían llamarse pues son (directa o indirectamente) prolongación y agentes de estados, instituciones o grandes corporaciones, y están al servicio de sus intereses.
ONG’s noruegas han actuado prácticamente como sustitutas de tropas de intermediación al servicio del “buen imperialismo noruego” en “procesos de paz y conciliación” (se trata de evitar las guerras populares y los movimientos revolucionarios) entre otros países en Colombia, Sri Lanka, Malí, Guatemala, los Balcanes, Nepal, Sudán, Filipinas, Liberia, Timor del Este, … ¡Hasta ETA tuvo contacto con ellos!.
Igual sucede con ONG’s de Suiza, Alemania, Gran Bretaña y de otros países.
Otras ONG’s tratan de asesorar y cooperan para que se respete los intereses de inversiones mineras y de otros saqueadores del tercer mundo en contextos de enfrentamientos armados.
También son muy frecuentes las ONG’s de iglesias o de carácter “caritativo”. Cumplen su misión de apaciguar los conflictos, ayudando a paliar situaciones extremas. Otras entidades de este tipo “promueven el desarrollo” en determinadas áreas. Son una estimable ayuda hoy, pero casi siempre representan “algo de pan para hoy pero más hambre para mañana”

familia India en ONG Remar

Y todas las citadas luchan con todos sus medios contra posibles procesos revolucionarios.
Sin embargo, pequeñas ONG’s y activistas individuales o en pequeños grupos se han destacado por su labor de denuncia y difusión de determinadas situaciones, como pasó en la reciente crisis de los refugiados.
El caso de Nepal es significativo. Diversas ONG’s colaboraron, dentro del marco de “Prácticas sensibles a los conflictos y para la paz”, fomentando el llamado “Camino Prachanda” de conciliación con el imperialismo, para desmantelar la exitosa guerra popular iniciada en este pequeño país e integrar a los dirigentes políticos en el parlamentarismo burgués.


10.¿Es posible un frente extraparlamentario en India empujado por los naxalitas con otras organizaciones? PCI(marxista), CPI, CPI(ml) liberación, sindicatos, PSR...

La guerra popular maoísta presupone un enfrentamiento total. Se trata de destruir el viejo Estado al mismo tiempo que se va construyendo el nuevo poder. El esquema prevé la construcción concéntrica de los tres instrumentos de la revolución: partido, frente y ejército. Al ser un país dominado por el imperialismo, semicolonial y semifeudal, en una primera fase se construye la República de Nueva Democracia, para pasar sin pausa a la posterior creación del socialismo. En este primer momento en el frente hay campesinado, pequeña burguesía e incluso burguesía nacional (no se admite la semifeudalidad y la burguesía burocrática o compradora, clases aliadas del imperialismo, que son las que dominan el país). El frente es de clases pero puede haber personas e incluso organizaciones, aunque el partido marxista-leninista-maoísta lo dirige todo.
Pero la guerra popular excluye al revisionismo, aliado en la práctica del imperialismo y de las clases dominantes locales. Y se excluye la participación en las instituciones del viejo Estado. La mayoría de las organizaciones llamadas ml o partidos como el PCI(marxista) entran en la categoría de revisionistas al estar en contra de la guerra popular (“no hay condiciones”, hay que acumular fuerzas”, dicen estos grupos mientras practican lo que los maoístas llaman “cretinismo parlamentario”). Además, la ruptura con estas organizaciones ya se dio incluso antes de Naxalbari 1967. En estas circunstancias, es muy difícil la participación de estas organizaciones en un frente con el PCI(Maoísta).


11.¿Las organizaciones políticas adivasis en India estan muy unidas al naxalismo?

Adivasi es la denominación general del conjunto muy heterogéneo de grupos étnicos o tribales indígenas de la India. Son conocidos también como las tribus de la India en contraposición a las castas de la India, pues no constituye una casta. Habitan las zonas boscosas y montañosas poco pobladas del centro y este del subcontinente. Hay más de 300 grupos tribales y son un 7% de la población india. En estas zonas boscosas y montañosas y en sus ambientes de extrema pobreza es donde actúa preferentemente la guerrilla naxalita y donde se dan las zonas liberadas, administradas por el nuevo poder.


12. El autor hispano-sirio Tamer Sarkis Fernández habla sobre los naxalitas en su libro La República árabe de Siria de acero, trigo y humanidad. ¿Por qué cita este autor a los naxalitas en su libro y al PCI(Maoísta)?

No cabe duda de que para responder a esta pregunta no hay nada más indicado que citar textualmente un fragmento de su análisis comparativo de contraste entre la revolución en India y la mal-llamada “revolución siria”:
“Hablar de la revolución naxalita en India es hablar del proletariado y semi-proletariado rural indios, de los campesinos sin tierra y de núcleos de apoyo popular urbano. Es también hablar de los autóctonos Adivasi, población tribal cosificada desde antiguo como Casta sirviente de la burguesía ciudadana, de los terratenientes feudales y de los cuadros hindúes que sucedieron a mongoles y a británicos entre el funcionariado estatal. Crecientemente expulsados de su hábitat por la actividad monopolista extractiva y agro-industrial, las poblaciones gentilicias Adivasi han comprendido la soldadura indisociable entre su emancipación particular gentilicia y la emancipación general del Pueblo indio sometido al Imperialismo, de modo que se han integrado en las fuerzas de la revolución.

Por el contrario, la mal-llamada “revolución siria” acumula y re-acumula sus fuerzas a partir de la tupida red-enjambre por la que transitan mercenarios de 143 enclaves, desde Filipinas a Ceuta pasando por Mongolia, Chechenia y Azerbayán. Los armados de esta “internacional” no poseen en común internacionalismo que valga; poseen en común puro confesionalismo, que niega ideológicamente el derecho de los Pueblos mientras afirma la fuerza impositiva del “fiel” sobre el territorio-despensa “desherejizado”.
La revolución en India no sale por televisión. Precisamente por eso; porque es revolución. No hallamos orondos Emires surtiéndola de petrodólar, ni vemos a la Unión Europea armándola, ni a la CIA entrenando a “revolucionarios” desde suelo fronterizo. Israel, quien emplea la franja supuestamente “desmilitarizada” del Golán como trampolín, coladero, reserva y sanatorio de “revolucionarios” contra Siria, colabora al mismo tiempo con el Pentágono en la contratación de mercenarios anti-comunistas, algunos vía Pakistán, y los interna en la Península indostánica.
Loe la prensa del sionismo con mayor o menor ahínco a “los rebeldes sirios”, el mínimo común denominador presentado por estos medios de masas consiste en la demonización del ejército árabe sirio y de su función de defensa nacional frente a la agresión al país (“el ejército del Régimen”, “el ejército de Al-Assad”, “el ejército alawí”…). Paralelamente, leemos y escuchamos idéntica demonización periodística de los comités populares de defensa, población civil que pidió armas al Estado sirio para así proceder a la auto-defensa popular (“los paramilitares de Al-Assad”, “los leales armados”, etc.). A su vez, los periodistas y las ONGs (como el discurso mantenido por Médicos sin Fronteras) dan falaz estatuto de “bando sirio en conflicto” a los mercenarios del “Ejército” “Libre” “de Siria”, 100% desarraigados del Pueblo sirio (y de cualquier otro Pueblo) y ferozmente adversos al Pueblo.



Esta prensa del Imperialismo es la misma que, cuando en alguna contada ocasión se ha referido a India, oculta a las clases populares indias organizadas en el Ejército Popular de Liberación tras la Categoría casi metafísica de “los maoístas” en abstracto; como si la base social 100% india del movimiento y del proceso fuera cosa de cuatro “cabezudos” que juegan con “la desesperanza de los excluidos y los miserables” (un argumento recurrente en los “análisis” de los “expertos” imperialistas en India). O como si los naxalitas fueran una especie de alienígenas que se la tuvieran jurada a los militares indios por no se sabe bien qué etéreo empecinamiento ideológico utopista alejado de la base material de la sociedad india” (De: Tamer Sarkis Fernández, <<La “revolución” siria versus la revolución en India>> EN: Siria: de acero, trigo y humanidad, Editorial Tina Modotti, 2017, Barcelona)

No hay comentarios:

Publicar un comentario