miércoles, 12 de septiembre de 2018

Entrevista a Andalucía Comunista

1.¿Que es ANDALUCÍA COMUNISTA?

Somos una pequeña y modesta organización de cuadros marxista-leninistas que aspira a ser el partido de vanguardia del proletariado andaluz. Para ello intentamos seguir los principios del partido de nuevo tipo leninista, formar a nuestros militantes en los principios del marxismo leninismo e imbricarnos con los movimientos sociales y populares de nuestra tierra, fundamentalmente con el movimiento obrero. Somos pequeños y modestos porque, a lo largo de nuestra breve pero intensa historia, hemos vivido una continua lucha de lineas entre la linea roja, marxista-leninista, y diferentes desviaciones de tipo oportunista que motivaron una tremenda tensión en nuestro seno y llegaron, en algunos momentos, a poner en peligro la continuidad orgánica de nuestro Partido. Ha existido, por ejemplo, una línea derechista que quería subordinar a nuestro colectivo a intereses externos con el objetivo de conseguir réditos políticos personales. Para ello integraron a parte de la militancia de ANDALUCÍA COMUNISTA en una lista de las elecciones primarias de PODEMOS llamada “Utopía y Dignidad”. Esto lo perpetraron de espaldas a todos los órganos democráticos del Partido e ignorando toda la línea política que habíamos aprobado colectivamente. Estos aspirantes a la aristocracia obrera encubrían sus propósitos de medro personal con una justificación peregrina de que, realmente, las masas estaban con PODEMOS y que había que actuar en su seno a través del “entrismo”. En privado, sin embargo, decían que era por “hacerle un favor a la dirección del SAT”, demostrando su concepción de lo que entienden por un Partido soberano y por independencia orgánica. La línea que planteaba este grupo antiPartido nos llevaba a la liquidación del mismo, a su disolución por la vía de los hechos y a la sustitución del objetivo de construir un Poder Popular real y desde la base por las conspiraciones y pasilleos en el seno de una opción electoral profundamente anticomunista cuyo propósito último es desviar al movimiento popular de la movilización a las urnas y destruir la conciencia nacional andaluza subsumiendola en un proyectocentralista y españolista como lo es el de PODEMOS, por mucha bandera andaluza que enarbolen en sus mítines. Era, en última instancia, la enésima reedición del “cretinismo parlamentario”y el eurocomunismo. En esta batalla ideológica contra nuestro particular “Trotsky”, el Partido sacó una tremenda lección de cómo los organismos de dirección deben ser colegiados y democráticos y que ninguna persona individualmente es quien para saltarse a la torera los acuerdos adoptados entre todos y todas.


En conexión con la línea derechista, y al servicio de ésta, tuvimos también una ofensiva oportunista ultraizquierdista, fuertemente influenciada por el posmodernismo antimarxista, que quería convertir al Partido en poco más que en un reducto aislado de las masas con un mensaje incomprensible por las mismas y una línea de actuación sin relación alguna con sus necesidades y anhelos. Por supuesto, este grupo se organizó al margen de los órganos del Partido, por medio de conversaciones privadas y compadreos, organiza Partido y, desde el primer momento, estuvo en coordinación con el primero. El triunfo de esta línea pequeñoburguesa radical hubiese derivado en que nuestro Partido habría abandonado el marxismo-leninismo y habría acabado convertido en una secta “hippie” autoconvencida de su Verdad absoluta pero aislado de las masas populares. Con esta lucha aprendimos que los comunistas no estamos ungidos de superioridad moral alguna, que no somos más que unos proletarios más y que debemos aprender de las masas, escuchar su voz y no convertirnos en ermitaños amargados que condenan al resto de la clase obrera por vivir “conforme al sistema” o por no plantear los debates que nosotros queremos cuando nosotros queremos.


No podemos ser un grupo de “pintas frikis” sino unos proletarios dignos y conscientes que se ganan día a día el respeto del resto de la clase obrera por la justeza de sus análisis y su visión correcta y mesurada de los acontecimientos políticos que nos rodean. Como resultado de esa lucha de líneas, ANDALUCÍA COMUNISTA salió tocada a nivel orgánico pero muy fortalecida a nivel político y, precisamente, como resultado de la victoria de la línea proletaria sobre las desviaciones oportunistas, con esfuerzo y paciencia hemos ido recuperando una plena salud orgánica y estamos experimentando un incremento numérico de nuestros cuadros aumentando, dicho sea de paso, la valía personal y política de los nuevos camaradas.


2.¿Que propósito tiene esta organización para con el pueblo andaluz?

Servir de herramienta útil y real a la liberación nacional y social de nuestro pueblo, actuar como un auténtico partido de vanguardia, sirviendo de cerebro y dinamizador de los movimientos sociales de nuestra tierra, haciéndoles ver sus intereses comunes desde una perspectiva de clase y representando los intereses del movimiento popular en su conjunto. Desde esa perspectiva, entendemos que nos vemos especialmente obligados a confrontar tanto con el revisionismo derechista como con el posmodernismo eclecticista, que plantean algo diametralmente opuesto. Para nosotros, el objetivo último es, como lo es para cualquier organización comunista, la construcción de una sociedad comunista, entendida esta como una nueva civilización libre y plena. Es evidente, para cualquiera que parta de un mínimo de sensatez, que eso no va a surgir de la noche a la mañana, como un champiñón, sino que es necesario un proceso largo de cambio de mentalidades, de formas de hacer y, sobre todo, un cambio social y político que comporta una auténtica revolución. Esta revolución, la revolución socialista, se concreta en la Andalucía del siglo XXI, en la plena soberanía política y económica de nuestra tierra, en la constitución de una República Democrática Andaluza que pueda decidir libremente federarse o no con otras Repúblicas que tengan también esos principios socialistas. Pero la consecución de esa República Democrática Andaluza debe ser obra de un consenso de nuestro pueblo, de su movilización y lucha y no de ninguna componenda ni oportunismo electoralista. Para nosotros, construir la República Democrática Andaluza, aquí y ahora, es construir organismos estables y permanentes de participación popular que encuadren y eduquen a las gran mayoría de nuestro pueblo en los valores de la democracia y la soberanía nacional.


Estos organismos son, para nosotros, secciones sindicales de centro de trabajo, asociaciones de vecinos, organizaciones juveniles que hagan un trabajo real y de base en los barrios y pueblo de Andalucía, Centros de Cultura Andaluza que sean capaces de atraer a la gente de la calle... Las iniciativas de confluencia electoral, como la que se está dando con Andalucía en Marcha en la que hemos coincidido diferentes organizaciones con una visión soberanista de Andalucía (PCPA, PNA Somos Andaluces, PTA, IdPA, etc.), son, para nosotros, una simple herramienta para abrir el camino de este proceso de movilización social. Las elecciones no son, pues, un fin en si mismo, sino un medio más para abrir el camino de la participación popular que alumbrará a la República Democrática Andaluza.


3.¿Estáis trabajando en algún sindicato?

Tras una experiencia muy negativa en el seno del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), tomamos la decisión de continuar nuestra tarea sindical en el seno del Sindicato Unitario (SU) dado que los camaradas que estaban organizando secciones sindicales en los centros de trabajo así como otros compañeros que, si bien no formaban parte del Partido eran sindicalistas honestos y combativos, se encontraban completamente indefensos y sin ningún tipo de apoyo por parte del SAT al punto que su continuidad en dicho colectivo ponía en peligro su labor sindical a pie de tajo.


4.¿Que opinión os precede el SAT y el Sindicato Unitario?

Lo primero decir que en el SAT hay mucha gente buena, honesta y muy sacrificada. A nosotros nos entristece mucho ver que sus esfuerzos están destinados a ser infructuosos dado que esa organización no es realmente un sindicato sino un colectivo de agitación callejera destinado a beneficiar las perspectivas electorales de la apuesta política que en cada momento vayan viendo oportuna un puñado de dirigentes nacionales del SAT desde Sevilla. Dicho esto, el SAT nos parece otra oportunidad perdida más para el pueblo andaluz. Podría haber sido una gran central sindical andaluza con presencia real en todos los sectores y en todos los centros de trabajo de nuestra tierra, pero el sectarismo, la falta de altura de miras y el tremendo oportunismo de los dirigentes procedentes del Sindicato de Obreros del Campo (SOC) les llevó a vetar y marginar a gente como Autonomía Obrera (AO), que abandonó el SAT al poco tiempo de entrar; o el SU que, conociendo las formas de trabajo del SOC, no quiso formar parte del SAT desde el principio. Esto significó para el SAT el prescindir una rica experiencia sindical y una presencia muy fuerte en las zonas que, tradicionalmente, eran de las más industrializadas y combativas de Andalucía, con un rico historial de experiencias de lucha y organización popular como son Huelva y Cádiz. Una vez constituido el SAT, la política interna seguida por esos dirigentes procedentes del Sindicato de Obreros del Campo (SOC) ha sido continuar la marginación de todo aquello que oliera a sindicalismo real, en los centros de trabajo de las ciudades andaluzas, así como montar campañas de descalificaciones internas contra los sindicalistas que desarrollaban su labor en el medio urbano. Para ello, se apoyaron en jóvenes, que actuaron como pretorianos de la vieja guardia del SOC, y que carecían de ningún tipo de experiencia real ni sindical ni política, más allá de la que se inventaron ellos mismos para “adornar su curriculum”.


De esta forma, el SAT terminó siendo un proyecto sindical muerto antes de nacer. Ahora sólo le queda el campo y el medio rural en la provincia de Sevilla y esto es bastante poco halagüeño para su futuro dado que Andalucía no es sólo ni fundamentalmente esa provincia y hace décadas que nuestro país dejó de ser una sociedad agraria y rural, dado que la inmensa mayoría de la población andaluza vive en ciudades de más de 30.000 habitantes que es, precisamente, donde ni quiere ni puede organizarse el SAT. Respecto al Sindicato Unitario (SU) debemos reconocer que se nota su experiencia en el campo del sindicalismo. El SU es un sindicato con cierta fortaleza orgánica en la provincia de Huelva, especialmente en su polo químico. Pero en los últimos años ha sabido abrirse hueco por Almería y Málaga organizando un sindicalismo combativo, asambleario, sociopolitico y andaluz que creemos que puede ser una parte importante de la pata sindical de un futuro Movimiento de Liberación Nacional Andaluz. A este respecto, nos parece importantísimo que se busquen vías de coordinación y unidad del sindicalismo combativo andaluz porque, no nos engañemos, el dominio de la escena sindical en Andalucía por parte de CC.OO. es apabullante y es, también, una de las causas principales de la desmovilización y desideologización de nuestra sociedad. A nuestro modo de ver, CC.OO. no actúa como un sindicato de clase, movilizador, socio-politico y reivindicativo sino como el brazo armado del PSOE en el movimiento obrero andaluz. Por desgracia. Ahora bien, en el momento actual, ninguno de los sindicatos de clase (mal llamados “alternativos”) puede en solitario afrontar la tarea de construir una alternativa sindical real al sindicalismo del Régimen aunque creemos que sin un sindicalismo combativo pero realista a nivel de centros de trabajo, cualquier otra iniciativa política o social desde la izquierda quedará vacía, será una simple pompa de jabón. El sindicalismo sólo no hace revolución ni mucho menos, que duda cabe, pero sin sindicalismo sí que no hay revolución.



5. Participasteis en la presentación del blog “Manos Fuera de China” ¿Que opináis de la actual China Popular?

No sólo es queparticiparamos, es que somos quienes la hemos organizado en Málaga. Opinar sobre la actual República Popular China es una tarea difícil por varios motivos. En primer lugar porque es una sociedad con unas raíces culturales y antropológicas muy distintas a las nuestras, algo común a todas las sociedades del Extremo Oriente asiático y, por tanto, con unos esquemas de vida en muchos aspectos muy divergentes a los nuestros. Así, por ejemplo, en su mentalidad el concepto de cambio no es tan continuo ni tan brusco como en las sociedades occidentales actuales. Aquí se explica esa frase que comentan algunos analistas en sus escritos de que “en China las cosas son más lentas”. También el confucionismo, que implica un respeto muy fuerte hacia los antepasados y hacia la autoridad, no es conocido en ese grado en la concepción occidental del mundo. La segunda razón por la que es difícil conseguir una opinión lo más objetiva posible de la China Popular actual la tenemos en el compromiso, al menos de palabra, de ese país con la construcción del socialismo. Evidentemente, los medios de comunicación del sistema capitalista, que es el hegemónico a nivel mundial, van a intentar presentar a la realidad china de la forma más oscura y siniestra posible, en su intento de convencer a las grandes masas de población que todo intento de construir una sociedad distinta al capitalismo es una aventura que conduce a la catástrofe y a la tragedia. Esto se acentúa aún más cuando constatamos en los últimos años cómo la economía china está compitiendo cada vez más con la estadounidense, y cómo su clase política está apostando por un mundo multipolar, rompiendo la hegemonía política que Estados Unidos ha estado detentando tras la caída del Muro de Berlín. Y una última razón la tenemos en los prejuicios izquierdistas dentro de la Izquierda (troskismo, maoísmo, anarquismo, consejismo, etc.). Según estos planteamientos la realidad es dual, no existiendo los procesos intermedios. Una estructura organizativa que implique un simple principio de autoridad no puede ser socialista según estas corrientes (da igual que existan unos principios democráticos y de control). O la colaboración con determinados elementos de la burguesía tampoco (da igual que estén controlados por las estructuras de la sociedad socialista). Curiosamente la China actual estaría en ambas situaciones. Desde el punto de vista de ANDALUCÍA COMUNISTA, entendemos que China es un país con sus complejidades y contradicciones (como cualquier otra sociedad) pero, pese a ellas, pensamos que es un país comprometido con la construcción de la sociedad socialista y comunista.


Por ello, y esto no significa que le demos un cheque en blanco o que no seamos críticos con determinados aspectos de su realidad, apoyamos hoy por hoy a ese país, a su gobierno y al PCCh. Denunciamos a sus críticos de izquierda o bien como gente desinformada y con prejuicios, o bien como “trolls” que le hacen el juego al capitalismo y al imperialismo. Las razones para tener esta opinión no son fruto de un capricho, sino de un análisis mesurado de los datos que poco a poco, en los últimos años han ido saliendo a la luz y que de forma paulatina se van conociendo. China no ha eliminado la planificación económica, esta sigue existiendo, si bien es verdad que no tal como ha venido entendiéndose de forma tradicional. Los objetivos no son ya tanto la consecución de unos determinados niveles de producción como de unos determinados fines sociales. Junto a un sector privado, tanto el sector público como el cooperativo siguen siendo preponderantes. Es más, el sector privado depende del público en muchos aspectos, tales como la financiación o el empleo de materias primas que son propiedad pública. Añadamos a ello que su existencia viene dada tanto en cuanto sirva para cumplir los objetivos del plan. Este sector público es reconocido en la Constitución del país como su motor económico. La banca china esta fundamentalmente controlada por el estado chino, y financia principalmente a las empresas públicas. Las tierras entregadas en usufructo a las familias campesinas, siguen siendo propiedad del Estado, no se ha producido una privatización de las mismas, pese a lo que engañosamente dicen determinados medios de información. El gobierno está firmemente comprometido con los derechos sociales y laborales. Vemos como los salarios en el país se han incrementado en estas últimas décadas, algo que contrasta con otros países como México, o sin ir más lejos, el estado español. No sólo eso, sino que vemos cómo multinacionales que operan en China han tenido que reconocer derechos laborales a los trabajadores chinos que no han reconocido en otras latitudes. El caso más claro es el de Wall Mart, que ha tenido que admitir la existencia de delegados sindicales y la negociación de convenios colectivos. El hecho de que la economía china no busque tanto el beneficio de una clase privada de capitalista como el bienestar social se verifica en que en los últimos 40 años ha conseguido sacar a más de 800 millones de personas de la pobreza, ¿qué país en el mundo contemporáneo puede decir lo mismo? Es más, el objetivo del gobierno es conseguir la eliminación de la pobreza en el 2020. Todo esto implica un incremento en los niveles de consumo interno, tal como se ha constatado en el último congreso del PCCh. Constitucionalmente, en las empresas públicas, se practica un tipo de administración democrática basada en la representación de los obreros. No olvidemos que la esencia del socialismo es que sea la clase obrera y el conjunto de capas que conforman al Pueblo Trabajador los que protagonicen la administración económica y política del conjunto social. En este último sentido, vemos la importancia de las asambleas populares en diversas esferas de la vida política china. El poder lo detenta el Partido Comunista, esto implica que las instituciones están orientadas en la formación de una estructura social alternativa al capitalismo. Si las fuerzas dominantes y la hegemonía social fuera en dirección contraria no sería esta formación política la que estaría administrando al país. Es verdad que a todo lo anterior se pueden poner multitud de objeciones, y es normal que así sea. Son varias. La que más suena es la existencia de burguesía y multimillonarios en el país. Pero esto no tiene en cuenta varios hechos importantes. El primero es que el socialismo no es en sí mismo la sociedad alternativa al capitalismo, sino la transición hacia ella. Por tanto, en ese periodo puede existir una clase burguesa, hasta cuando las condiciones materiales de desarrollo impliquen su propia desaparición por sí misma. En ese sentido, lo importante es que su existencia no suponga su hegemonía social, sino su aporte a la construcción socialista, ya sea por desarrollo de sectores económicos que no pueden ser desarrollados por el sector público o cooperativista; ya sea porque ese sector social es el único con formación y conocimientos administrativos y tecnológicos en un determinado momentos histórico.


Evidentemente sería una burguesía controlada por las estructuras políticas y sociológicas de la sociedad de transición al Comunismo. Esto, que es un aporte teórico establecido ya en su momento por Lenin, es lo que en la práctica ha realizado el PCCh desde 1978, y no es más que una vuelta a los principios de Mao anteriores a la Revolución Cultural y en línea con los primeros años de la revolución, la alianza con aquellos sectores de la burguesía que permitan afianzar un proyecto antiimperialista, nacional y socialista. Desde este punto de vista la simbología de la bandera china es muy clara: una estrella principal rodeada de otras cuatro más pequeñas, el partido comunista dirigiendo al campesinado, los obreros industriales, a los intelectuales y a esos sectores burgueses. Otros aspectos que esgrimen los críticos de China es el tema de su degradación medioambiental. Aquí se pueden esgrimir en defensa del gigante asiático varias ideas. La primera es que el dominio de la naturaleza esta en las entrañas del proyecto burgués desde el siglo XVIII. La izquierda no se percató de ello de una forma clara y definitiva hasta finales de los 60 y comienzos de los 70. Por tanto no nos debe de extrañar que aquellos países que en algún momento de su historia intentan una vía alternativa al capitalismo cayesen en prácticas antiecológicas. Era una herencia de la sociedad anterior de la que nadie se había percatado. Desde ese punto de vista China no iba a ser una excepción. Esto, unido al desarrollo económico es lo que explica esos procesos de destrucción del medio ambiente chino, siendo uno de los países más contaminantes y emisores de gases de efecto invernadero en las últimas décadas. Sin embargo, esta realidad se está transformando de una forma muy drástica en estos últimos 3 o 4 años, tanto es así que vemos cómo se han realizado reforestaciones masivas a lo largo y ancho de extensísimas regiones. Igualmente, China se ha convertido en una potencia en la inversión de energía alternativa, siendo reconocida por la ONU en sus informes como la primera potencia mundial en la producción de energía ecológica. También son muy interesantes sus proyectos, aún en mantillas, de purificación del aire o de autopistas solares. Por tanto, no es aventurado pronosticar que en el transcurso de una década, esa visión de China como un país fuertemente degradado medioambientalmente va a tener que cambiar de una forma drástica y radical. En resumidas cuentas, pensamos que China es una sociedad con sus contradicciones, pero que tiene un decidido compromiso con los ideales del marxismo y el socialismo, y que por tanto, debe de contar con el apoyo de los revolucionarios y revolucionarias del resto del mundo.


6. ¿Por qué muchos en la izquierda andaluza se oponen al día de la toma de Granada?

Varias son las razones que explican que la izquierda andaluza se oponga a esta celebración. La primera es simplemente una cuestión de lucha hegemónica en el sentido más gramsciano del término. Esa ceremonia implica una defensa de los valores monárquicos y conservadores más rancios de la sociedad andaluza, y el intento de impregnar al conjunto social con ellos. Esa es la primera razón por la que cualquier persona de izquierdas, independientemente que sea andalucista o no deba oponerse a la misma.

antifascistas protestando contra la celebración de la toma de Granada

Pero es que además ese tipo de celebraciones de conmemoración de la conquista de al Andalus por parte de Castilla supone una mistificación histórica, pues “extranjeriza” a la sociedad andalusí, rompiendo sus vinculaciones con la sociedad andaluza actual, dificultando el conocimiento del proceso de etnogénesis andaluz. Encima potencia de forma directa o indirecta, consciente o inconscientemente, la intolerancia con respecto a la realidad del islam contemporáneo. Por todo ello, es lógico y normal que la izquierda en su conjunto, y más particularmente la andalucista, se oponga a esta celebración y a otras análogas que están intentando implantarse en estos últimos años en nuestra nación.


7.¿Que opináis de la proclamación de la República Catalana?

Antes que nada decir que, desde ANDALUCÍA COMUNISTA, apoyamos claramente y sin ambages el derecho de autodeterminación del pueblo catalán como el de todos los pueblos del Estado Español y del mundo y, además, consideramos que la independencia de Cataluña significaría una muy buena noticia para el pueblo andaluz, pues debilitaría muchísimo al Régimen español. El derecho de los pueblos a decidir su sistema de gobierno, su integración o no en un Estado en un momento determinado, a decidir su futuro en última instancia, es un derecho democrático básico que no sólo los comunistas, sino cualquier demócrata debe defender bajo cualquier circunstancia. Una vez dicho eso, debemos decir que nada es ni blanco ni negro y, como todo en la vida no podemos caer en el unilateralismo a la hora de analizar un fenómeno del tipo que sea. Hay multitud de matices que una entrevista tan breve no permite puntualizar y, por otro lado, desde la distancia, estamos seguros que carecemos de toda la información y todos los datos de los que se dispone estando “sobre el terreno”. Para ANDALUCÍA COMUNISTA, el proceso soberanista catalán ha demostrado la inconsistencia de los argumentos de la izquierda españolista referentes a la necesidad de una actividad coordinada de todos los pueblos del Estado Español para enfrentarse al Régimen de 1978. La oligarquía tiene, en realidad, los pies de barro y no es estrictamente necesaria la acción coordinada de todas las capas populares del Estado Español para conseguir los objetivos democráticos de cada una de sus nacionalidades. Eso no significa que estemos contra la unidad de acción siempre que sea posible, ya que a nadie le amarga un dulce, pero hemos comprobado que no es necesario frenar al movimiento popular de una nacionalidad en concreto para que “espere” al resto. En el caso de Cataluña, o en el caso de Andalucía si llegara el caso, si el consenso de las capas populares fuese lo suficientemente grande el Régimen no podría parar la voluntad de un pueblo por su libertad. Pero eso nos lleva a un asunto que debemos observar y no se nos debe escapar: pese a que gran parte del pueblo catalán es partidario, en estos momentos, de la independencia, no podemos obviar que no existe un consenso mayoritario en Cataluña a ese respecto, nos guste o no.

marcaha en Sevilla de solidaridad con la República Catalana

Cerca del 50% de la población ha votado por opciones independentistas (si bien esas opciones, con la honrosa excepción de los compañeros de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), podríamos, en muchas ocasiones calificarlas como de “soberanismo inconsecuente” dado que, a última hora, están dispuestos a besar la bandera rojigualda si las cosas se ponen verdaderamente feas), pero otro 50% ha optado por partidos españolistas. Más aún, en estas últimas elecciones, que tuvieron lugar después del golpe de Estado que el gobierno central perpetró contra las instituciones catalanas con la aplicación del artículo 155 de su Constitución, ha habido una ligera ventaja de votos de estas opciones unionistas, si bien muy leve. Aún así, volvemos a repetir que nos resulta difícil valorar un proceso político desde la distancia sin caer en simplificaciones.

fascistas en Barcelona

Sobre todo, a nuestro modo de ver, lo importante es que quien tiene que opinar y decidir sobre Cataluña es el propio pueblo catalán y, desde fuera, no debemos más que insistir en esa idea. No obstante, la lección principal que extraemos del “procés” catalán es que la crisis política e institucional más importante que ha sufrido el Estado Español desde la Reforma Política que tuvo lugar tras la muerte de Franco ha sido provocada por el esfuerzo de una nacionalidad en exclusiva que no ha tenido necesidad de esperar a que otras tomen conciencia de la necesidad de derribar al andamiaje político postfranquista. Para ANDALUCÍA COMUNISTA esto desarma el argumentario de la izquierda españolista y no podemos dejar de señalarlo.


8.¿En Andalucía hubo intento de provocación por parte de seguidores del régimen del 78 y fascistas en solidaridad con el DUI en Catalunya? ¿Y dónde no cuando incluso en la misma Barcelona hubo casos protagonizados por neonazis?

Por supuesto que los ha habido, y no nos referimos sólo ni principalmente a la banderas rojigualdas que los elementos mas atrasados de la clase obrera han llegado a colocar en sus balcones, sino a actos de provocación de elementos ultraderechistas y violentos como la concentración multitudinaria “por la unidad de España” que se convocó en Sevilla por la Fundación para la Defensa de a Unidad Española (DENAES). La respuesta ante ello debe ser redoblar nuestros esfuerzos por organizar al pueblo andaluz y educarlo en los valores de respeto a la solidaridad de clase, a la democracia, a la soberanía nacional y al derecho de autodeterminación de los pueblos. Los lazos entre Andalucía y Cataluña son demasiado fuertes para que consigan enfrentarnos en defensa de la unidad de la herramienta de opresión política de la burguesía en nuestro ámbito, esto es, del Estado Español. La emigración de andaluces a Cataluña ha sido una constante desde la revolución industrial y eso nos ha convertido en dos pueblos hermanos que están condenados a entenderse y a respetarse mutuamente.

marcha por el derecho a decidir en Granada el 1 de Octubre de 2017

Los comunistas andaluces, por tanto, debemos esforzarnos en evitar que utilicen al proletariado y al resto de clases populares andaluzas como carne de cañón de la oligarquía contra el pueblo catalán. Es una tarea dura pero necesaria.


9.Os habéis solidarizado con la lucha del pueblo sirio ¿Como creéis que se ha llevado el apoyo al gobierno sirio desde Andalucía?

Tuvimos posibilidad de traer a tierras andaluzas al camarada y profesor de sociología José Antonio Egido, con motivo de la presentación de su obra “Siria es el centro del mundo”, para lo cual contamos con el apoyo de organizaciones tales como Ojos Para la Paz, Nación Andaluza (NA), Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), Sindicato Unitario (SU) o los Centros Andaluces del Pueblo, de forma que pudimos organizar una gira que comenzó en Almería y pasó por todas las provincias andaluzas a excepción de Jaén. Hay que señalar que el profesor estaba y está muy solicitado en otros territorios y tuvimos que hacer un esfuerzo importante para cuadrar su agenda y la de las respectivas organizaciones y las cuestiones propiamente logísticas del asunto. Egido no perdía oportunidad en proponer la construcción de una plataforma o movimiento que diera apoyo al pueblo trabajador sirio en su digna y justa lucha contra lo que era y desgraciadamente es, una invasión imperialista en toda regla. ANDALUCÍA COMUNISTA aceptó el reto e intensificamos los contactos con el resto de organizaciones para dar forma a su propuesta, que finalmente cristalizaría en una primera conferencia de carácter estatal que tuvo lugar en Madrid a principios del año pasado.


Finalizada ésta, volvimos a casa con la clara intención de asentar este Movimiento de Apoyo a Siria (MAS) territorialmente en Andalucía. Durante este proceso fuimos consiguiendo más apoyos de organizaciones andaluzas, tales como el SAT y la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT). También hay que decir que las organizaciones tienen sus propias dinámicas y agendas, así como sus distintas limitaciones, lo que nos dificultaba mantener un contacto fluido con todas ellas y más aun coordinar una agenda unitaria al respecto. Sin embargo “Andalusiria” (el MAS en Andalucía), sigue avanzando y tiene nuevas incorporaciones en el territorio, como es el caso del Partido Comunista de Andalucía (PCA) o el Partido de los Trabajadores de Andalucía (PTA-PT). Recientemente hemos celebrado una reunión en Humilladero (Málaga) en la que hemos concretado una agenda unitaria a la que invitamos a aquellas organizaciones que en su momento firmaron y aun figuran en las organizaciones firmantes del MAS pero que por uno u otro motivo todavía no se han sumado al grupo de coordinación existente. A día de hoy contamos con el compromiso de destacados dirigentes políticos, como Juan Manuel Sánchez Gordillo o Julio Anguita, y de figuras relevantes en el mundo del flamenco, como los cantaores Manuel Gerena o los miembros de Gente del Pueblo, entre otros.


En un ejercicio de autocrítica, tenemos que señalar que mientras tratamos de organizarnos y de coordinar esfuerzos, en la otra punta del Mediterráneo el Pueblo Trabajador Sirio está con el kalashnikov en la mano, y no podemos permitirnos dilaciones indebidas ni excusas frente a lo que es una obligación de primer orden en materia de solidaridad internacionalista, más si cabe tratándose de la República Árabe Siria, con la que Andalucía tiene fuertes lazos de amistad (Córdoba está hermanada con Damasco) y culturales.


10.¿Como es el mov.anti-OTAN y antimperialista en Andalucia desde vuestro punto de vista?

Históricamente la oposición a la OTAN y a las bases militares estadounidenses en nuestro territorio nacional era una de las piedras de toque de la unidad de la izquierda andaluza. Hay que tener en cuenta al respecto que en Andalucía tenemos dos grandes bases militares norteamericanas. Rota y Morón y que las marchas de protesta contra ellas (especialmente la primera) eran un acontecimiento de importancia cardinal para todas las familias de la izquierda andaluza sin excepción. Probablemente fuera la movilización anual más importante de todas, donde todos nos veíamos fuésemos de la provincia que fuésemos. Nadie que se considerara de izquierda estaba no ya a favor sino ni tan siquiera neutral ante la OTAN. Probablemente este punto era el único donde no había matiz alguno en ninguno de los colectivos de la izquierda andaluza y era la línea roja que marcaba estar en el bando del PSOE o en el de la izquierda transformadora. Sin embargo, con la irrupción del fenómeno PODEMOS vimos un proceso de travestismo político vergonzoso y vergonzante por parte de algunos personajes patéticos que primaron su poltrona parlamentaria y su futura jubilación a mantener un mínimo de coherencia en su trayectoria.


La estampida de activistas y de liberados hacia un PODEMOS que no sólo borró cualquier referencia a la salida de la OTAN de su programa político, sino que presentó como cabeza de lista por Almería al al ex-jefe del Estado Mayor para la Defensa (JEMAD), el general José Julio Rodríguez, responsable del bombardeo sobre la Libia de la Gran Yamahiriya Árabe Libia Popular Socialista daba rubor y fue un golpe muy duro al Movimiento anti-OTAN en Andalucía. Por otro lado, cada vez más los diferentes grupos trotskistas boicotean sistemáticamente la organización de las marchas sobre las bases convirtiéndolas en convocatorias cada vez menos trabajadas, más localistas y más reducidas. Esto tampoco nos extraña tanto, dado que el trotskismo, históricamente muy endeble y marginal en Andalucía pero muy fortalecido desde que Anticapitalistas se integraron en PODEMOS, siempre ha estado al servicio directo o indirecto de la OTAN y de la CIA. Podríamos citar sus posicionamientos históricos contra los países socialistas (Cuba incluida) tal y como denunció, por ejemplo, el camarada Ludo Martens del Partido del Trabajo de Bélgica (PTB), pero con señalar su posicionamiento otanista en la Guerra de Siria poniéndose contra el legítimo gobierno presidido por Bassar al Assad y a favor primero de los rebeldes islamistas y después de las milicias kurdas del YPG, colaboracionistas de la OTAN, creemos que es suficiente. Sea como sea, desde ANDALUCÍA COMUNISTA seguimos creyendo que el posicionamiento contra la OTAN y contra sus intervenciones imperialistas es la “prueba del algodón” de la izquierda real y que cualquier tibieza al respecto es ponerse del lado del imperialismo y contra los intereses de la clase obrera y de los sectores populares.


11.¿Quien es Bódalo y por que existe una solidaridad fuerte con este hombre?

Para nosotros Bódalo es una víctima del Régimen español pero también una víctima de una táctica suicida de la dirección del SAT que convierte en mártires a sus afiliados por mor de lograr la relevancia mediática necesaria para conseguir un pedazo del pastel electoral de PODEMOS. Al margen de cualquier otra consideración, creemos que la pena sufrida por este sindicalista agrario es desmedida y ha sufrido una saña tremenda por parte del sistema judicial español. No entendemos que por una bofetada sin más daños, si es que la hubiese habido, nadie tenga que sufrir prisión y no podemos hacer otra cosa que solidarizarnos no sólo con él, sino con su familia, hijos y nietos que han estado separados de él durante tanto tiempo sólo por el ánimo del Régimen se usarlo como cabeza de turco, como advertencia para los que protestan y se movilizan contra el Sistema. Mientras estuvo en prisión, gran parte de la actividad de nuestros militantes, si no la mayor parte, fue la solidaridad con este hombre. Se hizo un esfuerzo tremendo por trasladar el conflicto a todos los centros de trabajo que nos fue posible, informando uno por uno a los trabajadores en todos los polígonos industriales a los que nos fue posible trasladarnos.

Andres Bolado

Esta campaña, organizada por el Sindicato Unitario (SU) de Málaga se basaba en el concepto de que la solidaridad no entiende de siglas y que cuando un militante sufre la represión, sea del colectivo que sea, todos los colectivos de izquierda deben volcarse en la solidaridad con él, al margen de polémicas o debates que pueda haber respecto a táctica y estrategia con el colectivo en el que este milite. Esta actitud solidaria, frontalmente opuesta a cualquier tipo de sectarismo, nos pareció acertadísima y es por ello, que nos dejamos los restos, como se dice vulgarmente, para que saliera lo mejor que fuese posible. Ahora estamos muy contentos de que Andrés pueda estar con su familia y amigos y continúe la lucha desde la trinchera que el considera más acertada. Esperamos que nuestro esfuerzo haya sido de ayuda para conseguir su libertad.


12.¿Hay más de un preso político andaluz sindicalista en Andalucía?

 Presos políticos hay y no desde ahora, sino desde 1939 ininterrumpidamente. Como muestra podemos recordar, por ejemplo, a Juan García Martín, un maestro de profesión que lleva media vida en prisión por su militancia comunista pese a sus graves lesiones en la columna vertebral (producto de las torturas que sufrió en su momento) y a la afecciones oculares que no están siendo tratadas. O podemos recordar a José Manuel Sevillano “Sevi”, que murió en 1990 tras 177 días de huelga de hambre, destacado militante del Sindicato de Obreros del Campo (SOC) y del Partido Comunista de España (reconstituido) (PCE(r)). Por otro lado, tampoco olvidemos a todos esos presos políticos vascos y de otras partes del Estado Español, que están presos en nuestra tierra por motivos políticos. Como internacionalistas que somos, no podemos dejar de ser solidarios con ellos aunque no sean andaluces.


Insistimos en que presos políticos ha habido siempre, o al menos desde la derrota de la República en la Guerra Civil, y en nuestro Partido entendemos que la solidaridad con ellos debe ser máxima, en la medida de nuestras limitadas posibilidades dado que, como siempre decimos, nuestro colectivo es pequeño y modesto, aunque intenta ser digno y coherente. Por eso mismo, las diferencias que podamos tener con las organizaciones en las que estos presos militen y con sus discursos, tácticas, estrategias y formas de lucha deben quedar en un segundo lugar a la hora de expresar nuestra solidaridad frente a la represión, como ya hemos dicho anteriormente.

domingo, 9 de septiembre de 2018

Entrevista a la FASPS País Valencia


1. ¿Que es la FAPS País Valencia?
La Fedración es una organización que aglutina las asociaciones de ayuda al pueblo saharaui de Castellón y Valencia. Que sirve para coordinar la ayuda y la realización de los programas de Vacaciones en Paz y Caravana de Alimentos.

2.¿Como nace la solidaridad con el pueblo saharaui en País Valenciano?
La solidaridad con el pueblo saharaui en el País Valenciano nace al igual que en el resto del estado español por la gran responsabilidad del España en el conflicto del Sahara y la deuda por la decisión del gobierno de abandonar el pueblo saharaui.

3.¿Cuales son vuestras actividades?
Nuestras actividades van dirigidas tanto a la ayuda humanitaria, como a la sensibilización política sobre el conflicto del Sáhara.
En el aspecto humanitario, que en definitiva es también una manera de dar a conocer la situación del pueblo saharaui, realizamos anualmente dos programas, que son ¨Vacaciones en Paz¨, que consiste en traer niños y niñas de los camapanetos que son acogidas durante los meses de julio y agosto, en familias valencianas. Y que acaba siendo las embajadoras de su causa, aprovechando esos dos meses para realizar actividades, recepciones, donde se hable del pueblo saharaui, de su situación y del porque esos niños y niñas viven refugiadas.

Otro programa es el de ¨Caravana de Alimentos¨, la caravana de alimentos consiste en campañas de recogida de alimentos, aceite, arroz y azúcar (varía según la demanda que venga desde la Media Luna Roja Saharaui) en colegios, institutos, etc… y aprovechamos para dar charlas y organizar actividades para hablar de la situación del pueblo saharaui. Esta Caravana suele salir el mes de marzo, desde el puerto de Alicante.
Y ya en el tema político, organismos concentraciones, charlas, ciclos de cine, etc… para denunciar las violaciones de los DD.HH que sufre la población saharaui que vive en las zonas ocupadas por Marruecos, la situación de los presos políticos, el expolio de los recursos naturales, etc…

4.¿Marruecos persigue a los/as líderes políticos saharauis?
Marruecos persigue a cualquier saharaui que salga a manifestarse contra la ocupación marroquí. Cualquier intento de la población que vive en las zonas ocupadas es reprimido brutalmente por la policía marroquí. A continuación te dejo algún enlace de vídeos sobre manifestaciones en el Aaiún (TT.OO).
concentración de solidaridad con los saharauis asesinados por la policía marroqui

Respecto a los líderes políticos saharauis lo que hace Marruecos es crear desprestigio relacionarlos con actividades ilegales, incluso para acusar de terrorista al Frente Polisario.

5.¿Cual es la situación actual del Sahara?
La situación actual del Sahara es una situación compleja, por parte de las Naciones Unidas, parece que con el nuevo enviado Horst Kohler, quiere darle un nuevo impulso a las negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos. Ha visitado tanto las dos partes en conflicto, los campamentos de población refugiada saharaui, como las zonas ocupadas por Marruecos. Y también ha visitado Mauritania y Argelia, dos actores importantes de la zona.
Si que es verdad que cuando entra un enviado nuevo en las Naciones Unidas para el Conflicto del Sáhara Occidental, entra con muchas intenciones, pero acaba por no hacer nada.
soldados del frente polisario

Por otra parte, respecto a la Justicia Universal, está el auto del Juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, de fecha 9 de abril de 2015, en el que procesa a 11 altos cargos, militares y policías marroquíes por genocidio en el Sahara Occidental, constituye un paso crucial en el reconocimiento de las violaciones a los derechos humanos cometidas por Marruecos en contra de la población saharaui. (https://ceas-sahara.es/documentos-sahara-occidental/auto-juez-ruz/)
Y respecto al acuerdo de pesca de la Unión Europea con Marruecos, fue rechazado por el Tribunal Europeo, porque incluía las aguas del Sáhara Occidental, las cuales no están bajo soberanía marroquí, ya que la Unión Europea no reconoce la soberanía de Marrueco sobre el Sáhara Occidental, aunque durante este verano, han conseguido llegar a un acuerdo donde burlar la sentencia. (http://www.rtve.es/noticias/20180720/union-europea-marruecos-cierran-nuevo-acuerdo-pesca/1767440.shtml).

6.¿Cuáles son las actividades actuales del Polisario en el Sahara?
El Frente Polisario lo componen todos y todas las saharauis, incluso la gente que vive en las Zonas Ocupadas por Marruecos, pertenecen al Frente Polisario.
En las zonas ocupadas,día a día, salen a la calle, organizando manifestaciones, suelen ser pequeñas concentraciones de gente, que son disueltas rápidamente e incluso de forma violenta.

En los campamentos, la actividad del Frente Polisario es gestionar los campamentos. Mantener el espíritu de lucha da la población que lleva desde más de 42 años resistiendo en la zona más árida del desierto del Sáhara.
E internacionalmente la lucha del Frente Polisario es a través de la legalidad internacional, llevando ante la justicia Europea, Africana… el derecho del Pueblo Saharaui a la autodeterminación.

7.¿Existe una unión de la lucha del Sahara con Palestina?
Unión para llevar una lucha conjunta no hay.
En el conflicto del Sáhara Occidental, hay dos actores políticos importantes, como son la Unión Africana, que reconoce la República Árabe Saharaui Democrática, y en la que hasta el 2017 no estaba Marruecos porque había exigido la salida de la RASD, a lo que se negó la UA.
Y por otro lado la Liga Árabe, en la que está presente Marruecos, la cual no reconoce la RASD, y apoya a Marruecos, y la Organización para la Liberación de Palestina representa a Palestina.

Marruecos ha sabido jugar un doble papel en el conflicto de Palestina, mientras dice apoyar a Palestina, Marruecos mantiene negocios con Israel. (http://www.es.awdnews.com/index/marruecos-e-israel-desean-mantener-secreto-lazos-economicos/)
Sin embargo desde Frente Popular para la Liberación de Palestina, sí que han mostrado su apoyo y solidaridad del movimiento con la justa lucha del pueblo saharaui contra la ocupación marroquí. (https://porunsaharalibre.org/2015/07/26/el-frente-popular-para-la-liberacion-de-palestina-expresa-su-apoyo-a-la-justa-causa-del-pueblo-saharaui/#more-5848)
Y desde el movimiento de apoyo al Pueblo Saharaui, y desde el Pueblo Saharaui, se apoya al Pueblo Palestino en su lucha contra el genocida Israel.

8.¿La mujer tiene algún rol en temas de educación, política etc, etc, en el Sahara?
La mujer saharaui no solo destacan en los campos de población refugiada saharaui, donde han construido hogares en exilio, desempeñado profesiones como médicas, profesoras, abogadas, técnicas de desminado, periodistas, operadoras de cámara, enfermeras, soldados, químicas, entre otras y en el plano político en todos los frentes desde la administración base del barrio a ministras y embajadoras.
mujeres saharauis

Si no que también en la resistencia diaria en los territorios ocupados, saliendo a manifestarse día tras día. También se han organizado en asociaciones que denuncian los desaparecidos y desaparecidas, a las víctimas de violaciones de DD.HH. Y también se han organizado en las Zonas Ocupadas para preservar la cultura saharaui, ya que Marruecos intenta prohibir todos los símbolos característicos de la cultura saharaui (el idioma hassania, la jaima, etc…)
mujer saharaui del frente polisario

Y la mujer saharaui juega un importante papel también en los escenarios internacionales, portavoces de su pueblo que representan con dignidad y profesionalismo al legítimo representante del pueblo saharaui, el Frente Polisario, y al gobierno de la RASD (República Árabe Saharaui Democrática). Incluso hay una diputada saharaui Suelma Beiruk, en el Parlamento Panafricano.

9.¿Se están cazando Saharauis actualmente en Marruecos?
Actualmente Marruecos persigue a todo aquel o aquella saharaui que salga a manifestarse o se declare a favor de su derecho de autodeterminación.
También hay actualmente en las zonas ocupadas se están organizando para romper el bloqueo informativo sobre lo que acurre en el Sáhara Occidental, por lo que muchos salen a la calle con cámaras para grabar todo lo que pasa, son estos activistas los que sufren mayor persecución y arrestos arbitrarios.
Por otro lado, los estudiantes saharauis que se ven obligados a salir a territorio marroquí, porque en las zona ocupadas no hay ninguna universidad, también son vulnerables a los arrestos por parte de la policía marroquí, ya que lo que intentahacer Marruecos es enfrentar a las minorías (por ejemplo bereberes contra saharauis) para justificar arrestos incluso penalizaciones de no poder continuar los estudios.

10.¿En la lucha del pueblo saharaui han podido desarrollarse ideas socialistas?
En los Campamentos de Población Refugiada Saharaui, el Frente Polisario, a pesar de las dificultades y de depender de la ayuda internacional ha desarrollado políticas que han permitido la subsistencia de más de 200.000 personas.
La sanidad, la educación, es gratuita para todo el mundo. Algunos proyectos destinados al auto abastecimiento como puede ser la granja de pollos, los huertos, etc… son públicos. La ayuda se reparte equitativamente entre la población.
En los años 80 y 90, mucha gente se marchó a estudiar a Cuba y a Libia, esa gente pasó años formándose, para poder volver a los campamentos y devolver al Frente Polisario la oportunidad que habían tenido de salir a estudiar.
estudiantes saharauis en Cuba

Aunque hoy en día, no se puede negar que las cosas han cambiado, y la larga espera lo que hace es perjudicar tanto el ideario principal del Frente Polisario, como el fin de la lucha del Pueblo Saharaui.

11.¿El ayuntamiento de Valencia se ha comprometido con vuestras reivindicaciones?
Si, el Ayuntamiento de Valencia se ha comprometido con la lucha del Pueblo Saharaui, a través de un hermanamiento con la Wilaya de Auserd. Y en el mes de abril bajó a los Campamentos la Concejala Neus Fábregas.
Aunque queremos ir más allá y conseguir que una delegación de políticos valencianos bajen a las zonas ocupadas por Marruecos, y sean conscientes de la situación que vive el pueblo saharaui.

12. ¿El Estado Español colabora con Marruecos en perseguir saharauis?
El Estado Español colabora indirectamente claro, el caso más conocido es el de Hassana Aalia, un chico saharaui que participó en el Campamento saharaui de protesta pacífica de Gdeim Izik (https://ceas-sahara.es/gdeim-izik/), y el cual fue condenado a cadena perpetua por un tribunal militar marroquí en 2013 cuando se encontraba en territorio español. Por lo que solicitó asilo político, sin embargo, el Ministerio de Interior español rechazó admitir a trámite su petición de asilo en el Estado español, una denegación que implica la salida obligatoria del territorio, recurrió al tribunal especial, y el 26 de marzo estableció como medida cautelar que el joven permaneciese en el Estado hasta que su recurso se resolviese. Tras cinco años, en octubre de 2016, la Audiencia Nacional española le reconoce el estatus de refugiado político.
El Ministerio de Interior, no quería admitir a trámite su petición, porque eso sería reconocer que Marruecos viola los derechos humanos de la población saharaui.

13.¿Ha existido solidaridad en País Valenciano y España con vuestra lucha desde el mov. obrero?
El movimiento obrero es el que apoya al pueblo saharaui, es el que acude a nuestras concentraciones, acoge a los niños y niñas en VeP, en definitiva es el que esta sensibilizado y desde el que esperamos más apoyo.

14.¿Qué trabajos tenéis para un futuro no lejano?
Acabado el programa de Vacaciones en Paz, nos ponemos con el tema político. Para el próximo 15 de septiembre, tenemos unas jornadas en el CSOS L´Horta, con la visita del activista de Territorios Ocupados Ahmed Ettanji, donde se va a hablar de Recursos Naturales, de Violaciones de Derechos Humanos, de la lucha de la mujer Saharaui, de un pilar tan importante como es la juventud saharaui.

También tenemos a la vista, crear la Plataforma de Solidaridad con el Pueblo Saharaui de Valencia, junto a ya más de 15 colectivos y personas individuales.
Nuestro futuro es seguir denunciando la situación que vive el pueblo saharaui, que no se olvide la responsabilidad que tiene el Estado Español y la importancia de tomar partido en solucionar el conflicto que lleva más de 42 años.

miércoles, 29 de agosto de 2018

Entrevista a Sare Antifaxista


1¿Qué es Sare Antifaxista?
Sare Antifaxista nace hace unos 14 años, con personas que se unen al proyecto a nivel personal, contando muchas de ellas con una larga tradición de militancia en distintos proyectos políticos de Euskal Herria, con la clara intención de denunciar con una mayor intensidad, los actos de carácter fascista que se realizaban en nuestro país y que se empezaban a detectar por aquel entonces que iban en aumento.
En este tiempo nos hemos ido rodeando de un nutrido grupo de colaboradores, que nos ayudan en las diferentes actividades que realizamos a lo largo del año, cada uno en la medida de sus posibilidades. 


Actualmente trabajamos temas como el de la Memoria Histórica, el de la formación, la edición de libros, colaboramos con otros colectivos del movimiento popular (principalmente de Euskal Herria, aunque también con colectivos de otras partes como pueden ser Catalunya, Andalucía, Alemania, Irlanda…), realizamos charlas, homenajes, movilizaciones cuando se consideran necesarias, etc… 
No nos quedamos encuadrados en un tipo de trabajo, sino que intentamos que la teoría y la praxis caminen juntas.
Tenemos una independencia total con respecto a cualquier otra organización, decidiendo las cosas que hacemos entre las personas que trabajamos y colaboramos con la Sare Antifaxista, aportando todo el mundo sus ideas.

2.¿Cuál es vuestro trabajo en el mov. antifascista de EH?

El trabajo que realizamos en el interior del movimiento antifascista vasco es el de intentar sumar la mayor cantidad de personas y organizaciones, sobre una base de mínimos, como es el reconocimiento de la especificidad de Euskal Herria y el rechazo de cualquier muestra de fascismo y racismo, allá en donde se produzca. 

A partir de ahí estamos abiertos a todo tipo de trabajos que se nos puedan presentar, desde temas de formación con la realización sobre diferentes temas, la edición de libros de perfil internacionalista (sobre la huelga de hambre en los Bloques H norirlandeses), libros antifascistas desde distintos puntos de vista y tendencias (Mandel, Dimitrov o Gil de San Vicente recientemente) o de carácter histórico (milicias vascas en la guerra de 1936). Otra actividad frecuente es la de movilizarnos contra cualquier muestra de fascismo (agresiones, pintadas, amenazas...) que se haya dado en nuestras calles.
No nos restringimos a una modalidad específica de trabajo. Lo que tenemos claro es que la ideología y la formación unidas al trabajo de calle deben caminar de la mano, enfrentando la realidad de nuestro pueblo.

3.¿De dónde nace el colectivo Sare Antifaxista?
Sare Antifaxista nace de la larga tradición que ha existido en este pueblo de luchar contra el fascismo, contra el racismo, contra toda muestra de opresión que se quiera aplicar sobre él.

En Euskal Herria existe una larga tradición de enfrentar y luchar contra toda tendencia de fascismo. Lo hicieron nuestros abuelos y abuelas cuando fueron a defender su tierra ante la invasión española encabezada por las tropas fascistas en 1936 y ni queremos ni podemos dejar que todo ese bagaje se pierda, ignorando los ataques fascistas que se continúan produciendo en nuestro país más de ochenta años después.

4.¿Qué entendéis vosotros por (la) lucha antifascista?
Por lucha antifascista entendemos una lucha completa, en todos sus aspectos, desde la lucha contra la islamofobia y el antisemitismo, hasta todo tipo de desigualdad por motivo de raza, religión, condición sexual, etc. Pero también entendemos que el fascismo no deja de ser una herramienta del sistema económico que nos impone la burguesía dominante y que por ello es obligatoria la lucha contra el sistema capitalista, dado que el fascismo no puede desaparecer si no desaparece el capitalismo.
La historia nos enseña que el fascismo sube o baja en intensidad según las necesidades de los Estados, no siendo otra cosa que una herramienta para controlar e intimidar a la clase trabajadora en la reivindación de sus derechos como clase. Está en nuestra mano que el Poder no aliene a elementos de la clase trabajadora, bien sea mediante el uso intensivo del nacionalismo español (en el sur de Euskal Herria) o mediante cualquier otro medio que tienen a su alcance (medios de comunicación, deportes, religiones…) y los sume a las filas fascistas. Para ello, lo que hay que hacer es mostrar que hay otras caminos y sobre todo, desenmascarar a la bestia.

5.¿En el contexto político que os movéis dais algÚn (a) espacio para tratar el tema de la mujer?
En la lucha que hemos comentado en el anterior punto contra el sistema capitalista y contra el fascismo, está claro que la lucha por la liberación de la mujer está presente. En el caso de las mujeres de Euskal Herria, sufren lo que se conoce como la triple opresión, además de la opresión de clase y la opresión nacional, sufren la opresión de género. No puede haber una Euskal Herria libre, si la creamos sobre las actuales relaciones de explotación culturales, económicas y sociales con respecto a otros pueblos. 
charla sobre la mujer obrera organizado por Sare Antifaxista
Lo mismo se puede decir con respecto a la situación en la actual sociedad. Si no rompemos las actuales relaciones de desigualdad y opresión, nunca podremos crear una Euskal Herria independiente y justa en la que por supuesto las relaciones de género deberán ser en igualdad total.
Concretamente el año pasado realizamos una serie de charlas con expresas políticas en las que se analizaba la situación de las prisioneras en las diferentes cárceles y la especificidad de dichas situaciones.

6.¿Realizáis tareas en aspectos internacionales denunciado al imperialismo y sus colaborantes en países como Venezuela, Ucrania...?
Cada militante o colaborador de la Sare Antifaxista procede de ámbitos muy diversos. Es por ello, por lo que las interacciones que ha tenido cada persona que colabora con la Sare Antifaxista son muy diversas. Pero por ejemplo, el año pasado publicamos el libro ¡Recuerda la huelga de hambre! ¡Destruye los Bloques H! en los que se hace una extensa explicación de la huelga de hambre de los presos republicanos en el norte de Irlanda a lo largo del año 1981 y que fue escrito por dos colaboradores de la Sare Antifaxista. 

Además hemos estado trabajando con la gente del Donbass y la situación que están padeciendo en Crimea, denunciando la situación que viven y el fascismo ucraniano potenciado por la «muy educada» Europa. Una televisión de praga nos realizó una entrevista, con el objetivo de poder conocer cuál era la situación en Euskal Herria.
Se lleva una intensa campaña contra las cumbres de los diferentes organismos capitalistas mundiales, como pueden ser el FMI, el Banco Mundial o el G20, desde hace 10 años. El año pasado, con los sucesos de Hamburgo en la duodécima reunión del G20 (represión total y brutal contra el movimiento antikapitalista y alternativo, la detención y encarcelamiento de un bilbaíno, etc.) realizamos un montón de actividades de denuncia de todo ello.

7.¿Qué es para vosotros la Memoria Histórica en EH y en el resto del estado español?

Desde los primeros momentos, la Memoria Histórica formó parte prioritaria de nuestros objetivos de trabajo. Muchas de las personas que o bien formamos la Sare Antifaxista o que colaboran con ella, teníamos familiares, amigos o personas conocidas muy cercanas que estaban involucradas de una manera u otra en ella. Además, muchos de nosotros somos descendientes de personas que sufrieron la represión, de forma directa o indirectamente, del régimen franquista.
Hemos conocido a muchas de aquellas personas que lucharon y que sufrieron la guerra y hemos mamado sus historias, con las que nos hemos enriquecido y emocionado, para finalmente ver cómo se iban sin haber recibido ni el reconocimiento que se les debía, ni siquiera una disculpa por lo que les hicieron sufrir y por haber sido ignorados durante décadas. El reloj biológico no perdona. Los que nos quedan casi tienen 100 años y siguen colaborando con el movimiento memorialista vasco cada vez que se lo pedimos, pero somos conscientes de que quedan muy pocos y que no estarán mucho tiempo entre nosotros.
Sus descendientes y todas aquellas personas que sufrieron el genocida régimen franquista y nazi (en Hegoalde mas de 200 personas que pasaron por campos de exterminio), con edades desde los 40-50-60 años, son compañeros y compañeras de viaje dentro de este movimiento memorialista vasco (militan en organizaciones históricas o pertenecen a organizaciones, colectivos, partidos, sindicatos…). Muchos sufrieron vulneraciones completas y absolutas de sus derechos humanos fundamentales: fueron detenidos, encarcelados, torturados, violadas, les robaron sus propiedades para ser ocupadas por vecinos de sus mismos pueblos, pasaron a formar parte de listas negras, sufrieron el exilio o se vieron obligadas a trabajar como esclavos para empresas que hoy tributan en el IBEX…


Consideramos que la historia es lineal y defendemos por ello que el arco cronológico de la Memoria Histórica en Euskal Herria, corre desde 1936 hasta el día de hoy, ya que entendemos que los motivos que dieron cuerpo a los crímenes franquistas cometidos, siendo el más vergonzoso quizás el de la impunidad, son los que han permitido que se sigan cometiendo vulneraciones tras la muerte del genocida fascista Francisco Franco en 1975, hasta el día de hoy.
No entramos a tergiversaciones revisionistas de lo que consideramos fue el hilo conductor 1936-2018. Actualmente se está luchando por la escritura del relato, dado que es de la mayor importancia para todas las partes implicadas en el conflicto vasco cómo se legue el relato a las generaciones futuras y consideramos que el mayor revisionismo es aislar los sucesos actuales de los de 1936 y posteriores, intentándose desde diversos frentes romper esa continuidad histórica, aislando.
Creemos que la historia es continua y que todos los sucesos están conectados, por lo cual consideramos el mismo periodo desde 1936 hasta el día de hoy. Podíamos haber ampliado el periodo considerado y haberlo llevado más atrás hasta la revolución de 1934 o alguna de las guerras carlistas e incluso hasta la invasión castellana del reino de Navarra en 1512, etc., pero pensamos que lo adecuado es el periodo 1936 – 2018.

Formamos desde hace 5 años parte de la Plataforma vasca contra los crimenes del franquismo y en la querella Argentina. Por este trabajo recibimos un premio del Gobierno de Gasteiz compartido, René Cassin 2015.

8.¿Estáis ligados a las hinchadas vascas antifascistas de «el fútbol»?
Sí, tenemos relación con determinados grupos de aficionados al fútbol. En el homenaje a Aitor Zabaleta en Bilbao hace 11 años estuvimos junto a un montón de grupos de aficionados al fútbol de toda Euskal Herria. En el caso de la denuncia, durante estos seis años, por la muerte de Iñigo Cabacas en Bilbao, también hemos realizado movilizaciones con grupos de aficionados al fútbol bilbaÍnos y de otros puntos del Estado.

Si la razón es buena y seria, no tenemos problemas para trabajar con nadie. Tendremos nuestras ideas sobre lo que es el fútbol, pero qué duda cabe que en ese espacio, también hay que luchar contra el fascismo.

9.¿Realizáis actividades como reparto de alimentos, tema refugiados o LGTBI?
No realizamos actividades de ese tipo, más allá de tomar parte en movilizaciones de denuncia de situaciones concretas. No obstante, consideramos que el reparto de alimentos, por ejemplo, no deja de ser una solución puntual para el problema. Actualmente en el mundo se producen alimentos suficientes para que nadie tenga que parecer hambre, siendo el auténtico problema el sistema económico-social que nos han impuesto por el uso de la violencia (en un primer momento mediante guerras, posteriormente mediante el uso de una desproporcionada cantidad de diversas policías para que nos cuiden) es el responsable de ese tipo de situaciones. Si no destruimos el sistema, seguiremos con el mismo tipo de situaciones.
Lo mismo se puede decir del tema de los refugiados producidos como consecuencia de guerras patrocinadas por Occidente o de los ataques contra personas del colectivo LGBTI. Si no se cambia el sistema, seguirán produciéndose, en mayor o menor medida.

10.¿Existen organizaciones fascistas en EH?
En principio las organizaciones fascistas que existen en Euskal Herria son delegaciones de organizaciones que autodenominan como «nacionales», es decir que actúan a nivel de los Estados español o francés. En el caso de las organizaciones españolas se limitan a la realización de pintadas, pegada (s) de pegatinas o acciones contra los monolitos memorialistas, todo ello ante la total impunidad que les brinda la pasividad institucional.
El caso del Estado francés es diferente, dado que allí sí existe un partido fuerte de extrema derecha, como es el Front Nationale, que en el caso de Iparralde aglutina un montón de votos.
No obstante, hay que tener en cuenta que parte del discurso y del programa político de las organizaciones fascistas, ha sido abrazado por organizaciones derechistas como la UDR de Sarkozy en el Estado francés o por el Partido Popular y Ciudadanos a nivel del Estado español.
La lucha es clara, sobre todo en la denuncia del discurso racista que emplean todos ellos, independientemente de dónde se produzca.

11.¿Qué opináis de la actual situación de la izquierda abertzale?
Teniendo en cuenta que muchas de las personas que militan o colaboran con la Sare Antifaxista han sido (o continúan siéndolo) militantes en la izquierda independentista y antikapitalista, a día de hoy se nos hace muy difícil decir que se pueda seguir su discurso. Vemos que ha renunciado a la tradición de lucha contra los Estados que ocupan nuestro país y que han optado por lo que llaman la política de la normalización, poniendo todo el peso en la lucha institucional, pensando desde la Sare Antifaxista que ese es un camino erróneo, al haber abandonado la izquierda abertzale el movimiento popular que trabaja a nivel de calle.
Estando el sistema «democrático» español basado en el tardo-franquismo, habiéndose realizado en los años 1977-80 una transición tutoriada por el ejñercito español de ninguna parte a ningún lado, teniendo la cultura vasca y el euskara bajo ataques permanentes y no habiéndose derogado el Art. 8º de la Constitución, habiendo todavía cientos de prisioneros y prisioneras políticas vascas en las cárceles españolas y francesas bajo condiciones durísimas, vemos pocas opciones para un proceso real de «normalización» en el que consideramos que nos mienten cuando nos dicen que vamos a tener la capacidad de hablar de iguales con los Estados ocupantes de Euskal Herria.


Y no es como dicen ellos que es porque rechazamos la lucha institucional. Damos el valor a la lucha institucional que creemos que tiene, es decir, la consideramos una herramienta más para conseguir un objetivo final: la independencia de Euskal Herria, de sus siete herrialdes. Pero para Sortu, parece que lo que es una herramienta se ha convertido en un final en sí mismo, considerándo la dirección de Sortu que se puede conseguir algo desde las instituciones españolas o francesas sin más, simplemente por estar presentes en ellas, sin contar con el apoyo de un movimiento popular fuerte en las calles de Euskal Herria. Realmente pensamos que es una estrategia equivocada y que no compartimos.

12.¿Mantenéis alguna ideologÍa de izquierdas en particular o simplemente antifascistas de Euskal Herria?
La idea que nos une a todas las personas que trabajamos con la Sare Antifaxista es la lucha contra el fascismo en nuestra tierra. No obstante, dado que los orígenes de todas esas personas son diferentes, las ideologías son también diferentes. Es imposible pensar que se pueda llevar una lucha activa y eficaz contra el fascismo desde una actitud no política. La lucha es política 100%. Las ideas de las personas que integramos la Sare Antifaxista son Antikapitalistas, y van desde marxistas de diferentes tendencias (maoístas, estalinistas, trostkistas,….) hasta libertarios o socialdemócratas. 

Las ideas políticas no deben ser una limitación a la hora de afrontar la lucha contra el fascismo en Euskal Herria, sino que, por el contrario, desde la diversidad de ideas y planteamientos, lo que debemos conseguir es un movimiento antifascista más fuerte y efectivo.