lunes, 8 de agosto de 2016

Entrevista a "Victoria de los Explotados y Oprimidos" sobre la situación de Canada y el PRC-RCP

1. ¿En Canadá hay pueblos indígenas?

Si existen diversos pueblos indígenas: las Primeras Naciones de Canadá, los inuit y los métis. En Canadá, están representados por la Asamblea de las Naciones Originarias.
Actualmente hay más de 600 gobiernos de las Naciones Originarias en Canadá, aproximadamente la mitad de los cuales están localizados en las provincias de Ontario y Columbia Británica. La población indígena suma 1,4 millones de personas y supone el 4,3% de la población de Canadá
Todos los miembros de las Naciones Originarias que tienen derecho a beneficios son dados de alta en el Registro Indio, el cual sirve como registro oficial de miembros de las Naciones Originarias. La administración del Acta India y del Registro Indio es llevada a cabo por el Departamento de Asuntos Indios y de la Zona Norte del Gobierno.


2. ¿De dónde vienen estos indígenas?

Los indígenas son los pobladores autóctonos de Canadá. Quienes llegaron de lejos en el siglo XVI fueron los europeos, principalmente ingleses y franceses en la región que actualmente conocemos como Quebec.
Estos “inmigrantes” procedentes de Europa afirmaban que habían descubierto estos territorios, hecho que les otorgaba el derecho a ocuparlos y conquistarlos. Sin embargo, la verdad histórica es que no habían descubierto nada, pues los pueblos indígenas ya llevaban relacionándose con los europeos desde el año 1000 d.C. En concreto éstos tuvieron contacto con los vikingos, quienes fracasaron en su intento de colonizar América y, en consecuencia, tuvieron que salir con la cola entre las patas en el año 1010 d.C, después de diversos enfrentamientos con nativos hostiles. Desde esa fecha los vikingos desistieron de toda pretensión colonialista sobre América. No obstante, continuaron visitando la península del Labrador (norte del Quebec) durante siglos, en busca de madera y hierro.
Los recién llegados empezaron a saquear las tierras, esclavizar a sus pobladores y realizar un genocidio.


3. ¿Cómo tratan a los indígenas de Canadá?

La opresión, el robo y el genocidio de los pueblos indígenas han sido una constante en la historia de Canadá. Estos hechos han permitido la acumulación de capital y el desarrollo de una burguesía imperialista euro-canadiense. Aún hoy los pueblos indígenas son colonias internas, el “Tercer Mundo” dentro del “Primer Mundo”.
Los conquistadores robaron las tierras y atacaron las culturas de las Primeras Naciones, primero para forjar como una colonia británica a Canadá y luego para cimentar un Canadá imperialista independiente de Gran Bretaña. La fundación y existencia de Canadá se basan en la continua brutalidad contra los pueblos aborígenes y el robo violento de sus tierras y recursos.
Durante los 140 años en que la “Ley indígena” estuvo en vigencia, Canadá robó las tierras de los pueblos nativos al trasladarlos a reservas por la fuerza, saqueó sus recursos y ¡hasta secuestró a sus niños! De 1876 a 1996, se tomaron por la fuerza de sus familias a 150.000 niños indígenas y se asignaron a escuelas dirigidas principalmente por las iglesias, cuya política fue la de “matar al indígena en el niño”. Más de 6.000 niños murieron e incontables miles sufrieron abusos. “Estas medidas eran parte de una política coherente de eliminar a los aborígenes como pueblos distintos e integrarlos en la población canadiense mayoritaria contra su voluntad”, en palabras de la Truth and Reconciliation Commission (Comisión de Verdad y Reconciliación) de Canadá el año pasado.




Las cicatrices psicológicas provocadas en esos niños aún perduran: sufrían castigos y vejaciones por hablar su idioma, no se les permitía llevar sus vestidos nativos ni practicar sus costumbres. Aún ahora, se buscan niños desaparecidos en esas instituciones siniestras.
Hoy en día, las mujeres indígenas están desapareciendo y son víctimas de violaciones, pero las autoridades no investigan seriamente esos crímenes. Los cuerpos de seguridad del estado reprimen y aprisionan a los indígenas en las cárceles, destacando el número significativo de presos aborígenes, que representan más del 23% del total de presos, cuando su censo no supera el 4,3% de población total del país.
Es común que en la actualidad los derechos legítimos del pueblo Inuit se sigan vulnerando en muchos aspectos. Así, se ningunea su autonomía cuando éstos se oponen a la construcción del complejo hidroeléctrico Hydro-Quebec. Y se practica el genocidio cultural cuando se ocultan restos arqueológicos indígenas que se encuentran, como por ejemplo el caso de la ciudad de Gatineau, donde se descubrieron más de 20.000 artículos y no se permitió la ampliación de los proyectos de investigación.
Los deseos del pueblo inuit de formar una gran nación incluyendo Groenlandia (Dinamarca), Nunavut de Canadá y Nunavik de Quebec, son completamente ignorados. El derecho de autodeterminación no es reconocido para los inuits ni para las Primeras Naciones.
El Ártico, como lugar geoestratégico, está disputado por varias potencias: Estados Unidos, Rusia, Suecia, Noruega, Dinamarca, Islandia, Finlandia y Canadá. Todas ellas se consideran a sí mismas las legítimas dueñas del Ártico; sin embargo quienes tienen la mayor legitimidad para reclamarlo como suyo son los inuits que habitan en el norte de Alaska, Canadá, Groenlandia y tienen su origen histórico en el norte de Siberia.


4. ¿Hay pobreza en Canadá?

Si, aunque de ello poco se hable, en Canadá hay pobreza. La imagen de un Canadá lleno de oportunidades, con un gobierno intachable y no conocedor de los efectos de la crisis no se acerca en nada a la realidad. Detrás de los buenos indicadores económicos se esconden muchas sombras.
Las medidas de austeridad aplicadas, como el saqueo del seguro de desempleo o la destrucción de miles de trabajos en los servicios públicos, no ayudan a mitigarla, sino que la agudizan.
Los segmentos de población más afectados son los jóvenes, los inmigrantes y los indígenas. Son especialmente preocupantes las condiciones en que viven los indígenas; en las reservas no hay agua potable ni escuela a donde asistir, los presos indígenas suponen el 23% de la población carcelaria del país, el desempleo aborigen es seis veces superior al no autóctono, la tasa de suicidios es muy elevada,…
No es de extrañar entonces que en la localidad indígena de Attawapiskat, once personas se intentaran suicidar el pasado 9 de abril de 2016, profundamente marcadas por el genocidio y el apartheid contra los indígenas; el más viejo tenía 71 años y el más joven 11 años. Ese mismo mes, la nación Pimicikamak de los Cree, del norte de Manitoba, declaró un estado de emergencia a raíz del suicidio de seis integrantes en tres meses. De los 1.200 estudiantes de la escuela local, se han puesto bajo observación a 120 por el riesgo de suicidio. La tasa de suicidios entre los 1,4 millones de indígenas canadienses es 10 veces mayor que el promedio nacional para hombres y 21 veces mayor que el promedio nacional para mujeres.


5. ¿Cómo Canadá logro independizarse de los colonialistas?

La separación entre Canadá y el imperio británico fue un proceso gradual y pactado. A diferencia de otros procesos independentistas de América, en Canadá no hubo derramamiento de sangre y se llevó a término la independencia de forma pacífica.
Hay un poco de discusión respecto el año en que se consiguió la independencia. En algunos textos se afirma que fue con el tratado aceptado por la reina Victoria en 1867, por el cual Canadá se transformó en una federación con autogobierno independiente. Sin embargo, en otros se indica que la independencia vino en 1931 por ser el año en que el Parlamento Británico aprobó el Estatuto de Westminster, que le dio a cada dominio la oportunidad de independencia casi completa de Londres.
Canadá, al ser un estado joven, ha ido expandiéndose, uniéndose el dominio de Terranova y Labrador a la Confederación canadiense el 31 de marzo de 1949. Finalmente, el 1 de abril de 1999 se incorporó Nunavut.
Actualmente, Canadá es un país completamente independiente, aunque, sin embargo, aún conserva algunos lazos con el Reino Unido. Pues no hay que olvidar que Canadá es una monarquía constitucional, y su jefa de estado es Isabel II, formando parte de la Commonwealth.


6. ¿Hubo alguna matanza contra los indígenas en Canadá?

La eliminación metódica de la población nativa es un hecho innegable desde la llegada de los colonos europeos hasta el día de hoy. Se estima que los colonos europeos mataron a 250 millones de nativos en Norteamérica (EEUU/Canadá).
Actualmente, muchas mujeres indígenas están desapareciendo, todavía se buscan niños desaparecidos en las horrorosas instituciones escolares que defendían el “matar al indio que hay en el niño”, en las minas mueren mineros por sus malas condiciones de trabajo…
La alta tasa de suicidios entre los indígenas también debe considerarse una matanza, un acto de terrorismo del estado imperialista contra los pueblos oprimidos.
Para el PCR-RCP la liberación nacional de los pueblos indígenas es fundamental para la revolución en Canadá y la lucha para aplastar el estado canadiense. Sostiene que el proletariado revolucionario debe forjar una alianza con las Primeras Naciones y unirse con ellas en un gran movimiento de lucha contra la burguesía imperialista canadiense.


PRC-RCP



Los pueblos indígenas no son una “reserva de la revolución proletaria”, como la mayoría de los marxistas-leninistas decían en la década de los 70. La liberación nacional de los pueblos es fundamental para la revolución en Canadá y la lucha para aplastar el estado canadiense.
No son posiciones correctas las defendidas por socialchovinistas como el Partido Comunista de Canadá, que se pronuncia por un gobierno central fuerte y el fortalecimiento de la “independencia nacional” de Canadá, ni tampoco las de trotskistas y nacionalistas de Quebec, que luchan por la “repatriación de todos los poderes y la integridad territorial de Quebec”.
Los anarquistas se niegan a defender el derecho de autodeterminación por mantenerse en contra de la creación de cualquier estado. Y las teorías guevaristas no son la solución.


7. Eres administrador de la página "Victoria de los oprimidos”, escribiste hace un tiempo un artículo llamado El camino de la revolución en Canadá: la guerra popular prolongada ¿De qué trataba este artículo?

El artículo es una reflexión sobre los errores de los comunistas en los países imperialistas. Analiza los motivos de por qué la revolución nunca se ha dado en un país imperialista y que estrategia hay que utilizar para conquistar el poder.
Básicamente nos viene a decir que hasta ahora en los países imperialistas la estrategia de la revolución se entendía dividida en dos fases separadas y disociadas. Una primera fase de lucha legal prolongada y laboriosa y una segunda de insurrección y guerra civil. El problema de esta concepción de la revolución es que la política se mantiene dentro de la legalidad burguesa y solo se permiten modos de acción adaptados a las estructuras burguesas, haciendo que los preparativos para la revolución se vayan postergando indefinidamente.
El PCR-RCP sostiene que la solución se encuentra en la combinación desde el primer momento de la lucha legal e ilegal. Los preparativos para la Guerra Popular no se deben posponer, sino que hay que iniciarlos de forma inmediata. Ciertamente, en un inicio la lucha legal tiene mucho más peso, pero poco a poco la lucha ilegal irá aumentando su nivel de actividad. Tal como nos advirtió Lenin: “…el legalismo puro, el legalismo-y-nada-más-que-el-legalismo de los partidos europeos, ha quedado obsoleto y, como resultado del desarrollo del capitalismo en la etapa pre-imperialista, se ha convertido en la base para una política laboral burguesa.” (La bancarrota de la II Internacional)”.
Para el PCR-RCP la estrategia correcta es aislar al estado burgués para que éste muestre su carácter más reaccionario. De forma que el proletariado y otras clases oprimidas vayan despertando de su letargo y reaccionen contra la dictadura del capital. Concretamente, el PCR-RCP nos señala como estrategia el boicot de todas las instituciones del estado, de todos sus consejos de administración y sus organismos de gestión por los que determinan nuestras condiciones de explotación. Así como también boicotear todas las estructuras de cooperación entre el estado, los sindicatos y la patronal.
Para tener un efecto real, tal boicot debe emprenderse activamente. Debe basarse en la voluntad clara de separarse de la burguesía y afirmar nuestra existencia como clase social. Esta diferenciación se ve ensombrecida por el término nebuloso de la “sociedad civil”. Al aislar política y socialmente a la burguesía, el boicot del estado ayudará a explicar de forma clara los dos lados enfrentados: el lado revolucionario y el lado reaccionario.


8. En tu página traduces muchas cosas del Partido Comunista Revolucionario de Canadá (PCR-RCP) ¿Porqué apoyas este partido? y ¿Cómo es el trabajo de traducción?

Si, en mi blog intento difundir las diferentes luchas que se producen en el mundo. Es habitual en bastantes comunistas la tendencia a centrarse en el país en que viven y no explorar experiencias de otros países del mundo.
El PCR-RCP es especialmente interesante porque plantea la revolución dentro de un país imperialista, al contrario que muchas otras organizaciones y partidos “comunistas” que solo saben hablar de revoluciones de países lejanos y ni siquiera se les pasa por la cabeza la idea de hacer la revolución en su entorno más cercano.
Además, el PCR-RCP se diferencia cualitativamente respecto a otras organizaciones de Canadá en varios aspectos: es el único grupo en Canadá que aplica la teoría de Lenin de la cuestión nacional en las naciones indígenas, que considera a Canadá como potencia imperialista por derecho propio y no como una semicolonia de EE.UU, y que ha realizado una importante investigación para confeccionar un análisis materialista histórico y revolucionario apropiado al contexto social y coyuntura histórica actuales, teniendo en cuenta toda la experiencia internacional del pasado de la revolución.
El discurso del PCR-RCP es propositivo, no se basa únicamente en atacar las políticas antipopulares de los gobiernos burgueses, sino que explica cómo hacer la revolución y crear un contrapoder. Tiene un programa fundamentado en el análisis concreto del país y en las conclusiones obtenidas por las experiencias de la práctica. No disfraza su postura política y no teme poner sobre el tapete cuestiones “espinosas” como el racismo, colonialismo, transexualidad, homosexualidad… pues tal como nos dice la teoría de la contradicción de Mao: “si ignoramos contradicciones de opresión que forman parte de cómo nació y sigue funcionando nuestra sociedad, e incluso si ignoramos estas contradicciones que no parecen encajar en una ortodoxa y dogmática comprensión del “capitalista frente a la mano de obra”, en ese caso, en realidad, estamos apoyando a las clases dominantes y nos posicionamos en contra de la lucha de clases revolucionaria.”



Por lo que he leído, sus militantes son humildes, disciplinados y serios, se caracterizan por no practicar el dogmatismo, ni el seguidismo o el fraccionalismo mezquino. La solidaridad global y un compromiso real con la política radical son los valores que dominan. El PCR-RCP no es una organización dogmática purista ni es una nebulosa que va a la deriva sin rumbo y dirección teórico-práctica.
Sus actividades están consiguiendo ciertos éxitos; no por nada el estado canadiense lo considera una amenaza seria. En los últimos años el PCR-RCP está uniendo ideológicamente diversas y dispares luchas mediante frentes de partidos y coaliciones crecientes, entre ellos cabe destacar el Movimiento Revolucionario de los Trabajadores, el Frente Feminista, el Movimiento Estudiantil Revolucionario y el Comité de Acción Revolucionario Proletario [PRAC].
En definitiva, el PCR-RCP es un partido con posibilidades reales de hacer la revolución en Canadá. Si en los países oprimidos la referencia es el PCI (M), en los países imperialistas este lugar lo podría ocupar el PCR-RCP, si éste sigue creciendo y mejorando su programa aplicando la línea de masas.
Respecto al trabajo de traducción, he de decir que no es una tarea sencilla, pues una palabra puede tener muchos significados y en ocasiones las frases no se pueden traducir literalmente, sino que se tienen que adaptar al contexto. Hay que entender muy bien el texto para poder realizar una buena traducción. No obstante, con tiempo y paciencia, poco a poco se consigue, y con la práctica se va mejorando. A decir verdad, mi nivel de inglés no es muy bueno, y en ocasiones pido a camaradas que me ayuden a pulir la traducción.


9. ¿Por qué el PCR-RCP ha llamado al boicot en más de una ocasión?

El objetivo del boicot es atacar a un sistema enfermo y podrido. Una forma de desacreditar el sistema democrático burgués, su falsa democracia.
Las campañas electorales son una pérdida de tiempo ¡ Los partidos que compiten en éstas ofrecen dulces azucarados para todo el mundo ! Venden ilusiones y hacen multitud de promesas que después no cumplen. Para fomentar la participación electoral suelen decir que está vez es diferente, que en ésta ocasión se juega el futuro del país, algunos se disfrazan y se autoproclaman como el “Partido de los Trabajadores”… Todo con el fin de engañar a las masas.
El verdadero objetivo es decidir qué equipo va a administrar el estado canadiense – el estado de los capitalistas, de los ricos y poderosos, un estado colonialista, imperialista y reaccionario. Durante casi 150 años, una lista sin fin de políticos se ha sentado en la cámara de los Comunes sin cambiar la naturaleza del país. El Estado sirve a los intereses de aquellos que tienen el poder – los verdaderos grandes capitalistas -. Esto continuará, no importa lo que digan los políticos cuando buscan nuestro apoyo y tratan de convencernos de que todo se decidirá en las urnas.
El PCR-RCP pone como uno de los muchos ejemplos del fracaso del parlamentarismo burgués el caso de Syriza en Grecia. Los que pretendían superar el capitalismo desde dentro de las instituciones burguesas han comprobado que los únicos “superados” han sido ellos. Las promesas de Syriza de terminar con la austeridad finalizaron con mayores recortes sociales e intensificación de la represión al pueblo.
En Canadá, los diferentes gobiernos burgueses llevan a una cada vez mayor intensificación de los ataques contra los salarios y la protección social, la continuación del genocidio y el despojo de los pueblos indígenas, la estigmatización de los inmigrantes y las comunidades musulmanas y el deterioro de los “derechos y libertades”. Como trabajadores, no tenemos nada que ganar con estos juegos.
Todos estos hechos son observados por las masas, las cuales por descontento y desanimo disminuyen de forma constante la participación electoral. De forma inconsciente y poco estructurada sienten que hay que acabar con el sistema capitalista explotador y opresor. Ante esta situación, el PCR-RCP llama a crear un movimiento consciente y organizado que boicoteé las instituciones burguesas y fomente una abstención activa. No se debe lavar la cara del sistema capitalista, sino realizar una transformación revolucionaria del mundo en que vivimos ¡ Se hace imprescindible construir la revolución y librar una lucha de clases contra los capitalistas y su estado !
Los boicots electorales convocados por el PCR-RCP no han pasado desapercibidos por la burguesía, sino todo lo contrario. Han dejado una importante impronta en Canadá y generado una fuerte preocupación a los políticos burgueses. El nivel de preocupación es de tal nivel que el primer ministro, Stephen Harper, se vio obligado a pronunciar las siguientes frases:
"Los boicots electorales comunistas son una amenaza creíble para la democracia (…) Cuando el PCR-RCP planteó el concepto de boicot de las elecciones, los desvíos electorales aumentaron, pero lo que tememos es este segundo, prácticamente idéntico al primer boicot electoral, que podría desacreditar por completo nuestra democracia".
"El hecho es que fuimos sorprendidos. Lo que pensamos era una organización pequeña e impopular comunista con una extraña fijación con la idea de la guerra, se ha convertido en una fuerza sería capaz de organizar un amplio boicot de las elecciones, que podría ser seguido por millones de personas"
La línea de masas que sigue el PCR-RCP no debe de estar tan desencaminada si ha conseguido tal impacto en el estado burgués.


10.¿El nacionalismo en Quebec se ha reforzado en los últimos años?





No, al contrario, se ha debilitado. El Partido Quebequés (independentista) solo obtuvo un 25% de los votos en las elecciones de 2014, siendo los federalistas, el Partido Liberal del Quebec, quién ocupa actualmente el gobierno. El apoyo a un tercer referéndum de autodeterminación se ha reducido a tan solo el 30% del electorado del Quebec.
¿Es esto algo negativo o positivo para la revolución? Eso depende de si consideramos el nacionalismo del Quebec progresista o reaccionario.
Lo primero que debemos preguntarnos es si Quebec realmente es una nación oprimida. Las condiciones de Quebec han cambiado respecto los años 60 del siglo pasado. Actualmente, Quebec ya no está sometida a ninguna forma de opresión que impida su desarrollo. De hecho, la burguesía de Quebec está ahora totalmente integrada como clase dominante en el sistema imperialista mundial, en asociación con toda la burguesía canadiense. El Estado de Quebec ha sufrido una profunda transformación: la discriminación lingüística se ha eliminado, sus competencias se han ampliado considerablemente en educación, relaciones laborales, inmigración, etc. y las empresas con patrones de habla francesa han pasado de ser un 38% en los años 60 a un 69% en 2003.
Se puede decir, sin temor a equivocarse, que el estado de Quebec es un socio orgulloso del imperialismo canadiense. Es por este motivo que el movimiento independentista del Quebec ha entrado en crisis, se sitúa en un callejón sin salida histórico. Ha dejado atrás el carácter progresista de los años 60 y se ha convertido en reaccionario. O en el mejor de los casos sus contradicciones con el estado canadiense han pasado a ser de índole muy secundario, siendo la contradicción principal la que se produce entre Canadá/Quebec y las naciones indígenas.
La defensa de la integridad territorial de Quebec implica la negación a los pueblos aborígenes de su derecho a la libre determinación. El pueblo inuit, que supone más del 90% de los habitantes que viven en el norte de Quebec, no puede tener los mismos derechos. Su oposición a la “opresión nacional” se detiene en las fronteras de Quebec, el derecho a la independencia es ante todo el derecho del más fuerte, el de las naciones dominantes y, en particular, el de sus clases dominantes para ocupar y colonizar otros territorios y para asegurar sus ganancias. El racismo y la opresión nacional están institucionalizados.
El PCR-RCP llama a romper con la colaboración de clases y con todos aquellos compromisos que el nacionalismo canadiense y quebequés llevaron a aceptar por mucho tiempo ¡No necesitamos un Canadá fuerte o un Quebec fuerte! Hay que poner fin a Canadá y Quebec como los conocemos, y construir un nuevo estado revolucionario. Como bien afirmó Engels: “Una nación no puede ser libre y, al mismo tiempo, seguir oprimiendo a otras naciones”


11.¿Hay mucha corrupción en Canadá?

Si así es. Como todo país capitalista se caracteriza por tener una elevada corrupción. Es costumbre que se nos venda la idea de que la corrupción en los países nórdicos, europeos y americanos, es inferior, porque allí, por alguna extraña razón, la gente es más cívica, tiene una moral más elevada…
Hay que desterrar de una vez esos falsos mitos del imaginario general, no existen burócratas ni burguesías más “civilizadas”, ni estados menos corruptos que otros. Lo que puede cambiar son las formas, que un estado actúe más o menos sutilmente… En este sentido, Honoré de Balzac se pronunció: “El secreto de las grandes fortunas es un crimen olvidado realizado con limpieza. La ley no castiga a los ladrones sino cuando roban mal”
Respecto la situación concreta de Canadá, hay que señalar que los dueños del capital, la mafia y los funcionarios del estado, la parte superior de la jerarquía, caminan de la mano y comparten los mismos intereses en la gestión de todos los beneficios procedentes de la explotación de las masas trabajadoras. En la cabeza de los partidos políticos burgueses están los propietarios y los criminales que comparten ganancias y poder, para actuar con impunidad y ejercer su dictadura sobre el resto de la sociedad.
Esta realidad ha sido puesta de manifiesto por diferentes comisiones. Cabe destacar la Comisión Charbonneau (Comisión de Investigación sobre la adjudicación y gestión de contratos públicos, en la industria de la construcción), al revelar que existe un grupo fuertemente unido y solidario que se organiza mediante el uso del estado como centro de poder y herramienta de represión. Entre sus principales hallazgos se encuentra el descubrimiento que los alcaldes de las ciudades de la gran región metropolitana de Montreal están integrados por completo en las redes criminales de la construcción, y que el Partido Liberal de Quebec y el propio primer ministro tienen lazos con estas redes criminales. El diagnóstico fue certero. Sin embargo, las acciones emprendidas no solucionaron el problema; castigaron a algunas personas concretas, pero no atacaron al sistema de corrupción.
La cuestión de la independencia del poder judicial fue puesta en duda por la Comisión Bastarache, que analizó los nombramientos de jueces. En Canadá, aunque a algunos les pueda parecer mentira, también hay puertas giratorias y políticos que aseguran a las empresas contratos innecesariamente caros pagados por el Estado.
En resumen, se puede decir que la corrupción es la manifestación de la ideología capitalista sin máscara, que promueve el enriquecimiento personal a costa de las necesidades colectivas. En la medida en que no se vea atrapado, la corrupción es tolerada por el sistema.


12.¿Hay mucha gente en las filas del paro en Canadá?

Relativamente, comparando con otros países, hay poco desempleo. Sin embargo, ciertos colectivos concretos lo padecen agudamente, como los jóvenes, con un desempleo del 20%, los jóvenes inmigrantes, con una tasa cercana a un 33%, y los indígenas, con la increíble cifra del 60%.
Las empresas están abandonando el país, crean fábricas, centros de atención telefónica y oficinas, donde la mano de obra es más barata. Están importando trabajadores migrantes temporales desde el “sur global”. La oferta de trabajo existente en consecuencia es cada vez más precaria y de carácter temporal.


13.¿Han habido leyes y organizaciones raciales en Canadá al igual que en EE.UU? Ej: Ku Kus Klan

El racismo tiene una presencia importante en Canadá. En Quebec, el Partido Quebequés mantiene un nacionalismo conservador, e incluso étnico, que ha fomentado una ola de racismo e islamofobia en la provincia. El número de incidentes en los que los musulmanes son víctimas de asalto está en aumento y las diversas formas de acoso se están convirtiendo en una realidad cotidiana.
Desde el Partido Quebequés y grandes medios de comunicación, como Québecor, Sun Media´s Pierre-Karl Péladeau…, se plantea el problema político del Islam como el principal problema de los trabajadores en Quebec. Una verdadera caza de brujas está en marcha en contra de la comunidad musulmana. Hay acusaciones racistas en las redes sociales y foros públicos y campañas de miedo para justificar retrocesos de los derechos y libertades. Un juez se negó a escuchar el caso de una mujer porque llevaba un velo.
Existen varias organizaciones xenófobas, aunque muy minoritarias, en Canadá. Una de las más activas es “Patriotas europeos contra la islamización del occidente de Canadá”, extensión de una organización alemana que busca realizar manifestaciones en los centros imperialistas para avanzar contra el Islam; los valores de la supremacía blanca y la política xenófoba se esconden detrás del lenguaje liberal de la “lucha contra la misoginia”, la “antiviolencia” y el “antiodio”. Otra organización racista destacada es la Liga de Defensa sionista judía (JDL) que lleva a cabo ataques contra los musulmanes.
Ante estas acciones, hay una gran movilización antifascista, dentro de la cual participan muchas mujeres de color, que obstaculiza y rompe las manifestaciones racistas. Sin embargo, los fascistas cuentan con la protección de la policía, que les facilita su labor.


14.¿Cómo es la situación de los estudiantes en Canadá?

La situación de la educación no es muy buena. Solo el 40% de los jóvenes continúan la educación post-secundaria. El incremento del precio de las matrículas y la necesidad de préstamos estudiantiles dificultan el acceso a la universidad. El gobierno tiene otras prioridades, como invertir el dinero en supercárceles y psiquiátricos donde encerrar a “inadaptados” de las Primeras Naciones, negros, juventud Latina e inmigrantes del sudeste asiático.
A los Programas de igualdad de oportunidades (TYP) y el Proyecto de Educación Negra (BEP), que tienen como objetivo preparar al proletariado para acceder a la educación post-secundaria, se les aplica en cada nuevo ejercicio un menor presupuesto. Según el Informe Crowe, estos programas generan: “tensiones raciales, problemas administrativos y tienen contenido marxista en su plan de estudios, lo que supone un peligro para el programa”, además crítica la participación comunitaria que hay en él. Desde las direcciones de las universidades ven con malos ojos al TYP y el BEP y, en consecuencia, quieren eliminarlos. El TYP, en concreto, molesta especialmente porque ofrece la opción de tomar cursos de diferentes corrientes, la mayoría de ellos relacionados con las experiencias de opresión de los estudiantes y el fomento del pensamiento crítico.
Frente a estos ataques, los estudiantes no se han mantenido inmóviles, y en los últimos años han protagonizado importantes luchas como forma de protesta, como las huelgas de 2012 y 2015.
En la huelga de 2012 se arrestó a 2.000 estudiantes y se aplicaron órdenes judiciales para obligar a las universidades a continuar las clases. Sin embargo, al gobierno burgués poco le sirvieron estas sucias tácticas y se vio obligado a adoptar la infame Bill 78. Ésta suspendía los semestres en los institutos y universidades, que se encontraban en huelga, restringía el derecho a manifestarse y el derecho a organizarse, amenazando con cortar la financiación de los sindicatos de estudiantes que participaban en la protesta.
La Bill 78 fue como una bomba que provocó una gran explosión. Cientos de miles de personas se lanzaron a las calles expresando su descontento por las consecuencias polifacéticas de la crisis del sistema capitalista. Se produjo tal como Mao lo había explicado “los hombres necios (reaccionarios) levantan una roca, para dejarla caer sobre sus propios pies”.
Finalmente, la huelga de 2012 terminó con la caída del gobierno de Charest y la cancelación de la subida de las tasas universitarias, lo que representó una victoria para los estudiantes y el proletariado. No obstante, hay que tener presente que la línea espontánea y movimentista no permitió alcanzar cambios de importancia, sino simples concesiones momentáneas.
Hasta que no se lleve a término la revolución, las victorias que se logren en algún momento nunca pueden estar seguras bajo el capitalismo. La burguesía siempre trata de recuperar con una mano lo que se ha visto obligado a ceder con la otra. El movimiento estudiantil revolucionario debe buscar una solución duradera a los problemas que enfrenta la juventud proletaria. La política revolucionaria tiene que tratar las realidades sociales y económicas más amplias de los jóvenes. Tener una estrategia a largo plazo que no se guíe por un liderazgo autonomista caracterizado por una fetichización de la espontaneidad y por realizar iniciativas de organización que abogan por el antiautoritarismo.


15.Y para finalizar ¿Cómo es la lucha sindical en Canadá?

El entorno en que se mueven los sindicatos en Canadá es de una estructura capitalista en peligro, que necesita buscar a la desesperada medidas para reorganizar el capitalismo mundial, tales como programas de austeridad, reformas laborales, reducción de salarios… Un mundo inestable, donde la burguesía capitalista apenas mantiene las cosas en su lugar.
Ante esta situación, la supervivencia de la clase burguesa depende de la división del proletariado en: gremios, sectores económicos, inmigrantes, autóctonos,… Por todos los medios intenta que las luchas se dispersen, que diferentes grupos del proletariado se enfrenten y que la unidad del proletariado no se produzca.
Por estas razones se hace más necesario que nunca llegar a coaliciones más democráticas y más inclusivas. No es suficiente con la coordinación de luchas, también es necesario cierta unificación política para no caer en el reformismo. De hecho, hay una multitud de ejemplos de lucha de forma radical, pero que en las metas son reformistas.
Se han observado en los últimos años los límites teóricos y prácticos de la corriente autonomista, movimientos sindicales que buscan desarrollar prácticas inspiradas en el movimiento libertario. La influencia, fuerza y predominio del reformismo es tal que da lugar a dificultades obvias para que muchos activistas puedan imaginar la posibilidad de una verdadera lucha emancipadora fuera de la disciplina impuesta por los estados burgueses imperialistas.
Lo que la crisis ha demostrado no es la omnipotencia de la espontaneidad, sino su debilidad absoluta- es decir, su incapacidad para organizar y propulsar el movimiento general de la lucha contra el capitalismo. Ninguna revolución se desarrolla espontáneamente y sin liderazgo político suficiente para dirigir un movimiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario